Cargando contenido

Hace dos semanas se reinició el éxodo indígena entre Pueblo Rico en Risaralda y las calles deprimidas del Calvario en Cali.

Indígenas
RCN Radio Pereira - Karol Álvarez

Por incumplimientos a las promesas realizadas por las entidades del Estado, varios indígenas de Risaralda, retornados en el año 2015 a sus tierras, decidieron regresar al deprimido el sector del Calvario, en Cali.

Desde el pasado mes de agosto comenzó un nuevo éxodo indígena hacia esta misma zona de la capital del Valle, de donde hace tres años fueron sacados por las infrahumanas condiciones sociales en las que vivían.

El Consejero Regional Indígena de Risaralda, Raúl Guasiruma, señaló que esto era algo previsible, ya que no fueron cumplidas las promesas hechas por las instituciones del Estado a las comunidades, para regresar a sus predios.

“Nosotros tenemos reportes de que éstos compañeros han vuelto a salir de los resguardos de manera individual y no en forma masiva, ya que a veces las instituciones no cumplen con sus compromisos, y todo queda en promesas para los indígenas, lo más lamentable es que siempre le reclamamos al Estado que cumpla y no pasa nada”, indicó Guasiruma.

De acuerdo con las cuentas del Consejo Regional Indígena, de las 222 personas Embera que retornaron del Calvario en Cali en el año 2015, cincuenta de ellas abandonaron el programa de Retorno, prefiriendo nuevamente vivir en la miseria, en las calles de la capital del Valle del Cauca.  

Agregó el líder indígena, que hay un temor en que se presente nuevamente la misma situación, con las más de 100 familias que retornaron desde Bogotá, por lo cual esperan que el gobierno nacional y los entes territoriales verifiquen la situación que dio origen a este nuevo desplazamiento desde los resguardos.

Para Raúl Guasiruma dice que “es muy difícil evitar que los indígenas salgan del territorio y regresen como lo hicieron los compañeros de Bogotá, porque ellos van en busca de mejores oportunidades. Nosotros esperamos que antes del 12 de octubre haya la oportunidad de sentarse con las instituciones, para hacer una matriz de seguimiento a los compromisos a los que se llegó con las 120 familias que llegaron desde la capital del país”.

El llamado del consejero indígena se da a raíz de la gran cantidad de emberas que han migrado al centro del país desde los municipios de Mistrató y Pueblo Rico en el departamento de Risaralda, principalmente motivados por la búsqueda de nuevas oportunidades.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido