Luego de que se conociera de la muerte de los 14 cachorros que fueron incautados a finales de diciembre del año pasado en varios puntos donde se realizan ventas ilegales de mascotas, las autoridades acudieron a la Fundación Paz Animal, institución que se encargó de la tenencia de los animales para cumplir un seguimiento que permitiera su recuperación.

El secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, precisó que se evidenció que la muerte de los caninos, fue desencadenada por infecciones virales como parvovirosis y moquillo, enfermedades comprobadas a través de pruebas adelantadas por veterinarios de la fundación, que habrían sido contagiadas durante la tenencia irresponsable de las personas que los comercializaban.

"Somos conscientes de que son animales que llegaron con enfermedades diarreicas, con parvovirosis y con moquillo. La idea era darles tratamiento, pero nuestros veterinarios nos explican que son animales que se ven bien pero que en cualquier momento pueden deteriorarse y fallecer, esa es la causa del fallecimiento de estos animales. No desconfiamos de otro tipo de prácticas, Paz Animal es una fundación reconocida en la ciudad por el amor que le tiene a los animales y pesamos que es el curso normal de la enfermedad", enfatizó el galeno.

Al momento del decomiso, los cachorros que no cumplían con la edad requerida para ser retirados de la madre, no tenían dientes, por lo que presentaban desnutrición, deshidratación y deficiencias respiratorias, gastrointestinales y dermatológicas.