Cargando contenido

Monseñor Juan Carlos Barreto denunció la complicidad entre los paramilitares y la Fuerza Pública en Chocó.

Chocó
RCN Radio

Monseñor Juan Carlos Barreto, obispo de Quibdó aseguró que, ante el confinamiento de unas siete mil personas, "las instituciones del Estado no responden a la grave situación humanitaria". 

"La institucionalidad no responde; el Gobierno Nacional, departamental y municipal no responden. No hay ninguna respuesta de las instituciones, diferente a la Defensoría del Pueblo", afirmó. 

El Obispo de Quibdó aseguró que el "Gobierno debe intervenir de manera pronta y adecuada", ante el confinamiento que deja sin salida a más de siete mil personas en Chocó. 

En contexto: Iglesia católica alerta por desplazamientos y crisis humanitaria en el Chocó

"Históricamente Chocó ha estado afectado por el conflicto armado y siempre ha habido presencia de los grupos como las FARC y los paramilitares. Tuvimos una época muy dura entre los años 1997 hasta el 2007", recordó. 

Aseguró que, después que las FARC abandonaron la zona, tras la firma del acuerdo de paz con el Gobierno, la comunidad pensó que sería diferente. 

"Lo que hemos visto es que el ELN ha copado los territorios que abandonaron las FARC y ahora se enfrenta al Clan del Golfo y a las Autodefensas Gaitanistas. Estos grupos armados han ido avanzando desde el Bajo Baudó hasta el Medio Atrato y en algunos lugares han estado en el mismo espacio donde está la comunidad", explicó. 

Monseñor Barreto también afirmó que el Estado colombiano no ha llegado con acción social a estas poblaciones del Chocó. "El abandono ha sido por décadas no solo en lo social sino en la protección de la Fuerza Pública". 

En ese sentido, el Obispo de Quibdó denunció la connivencia entre los paramilitares y la Fuerza Pública que "durante años han dejado sin protección a las comunidades en Chocó". 

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido