Después de varios meses en los que diferentes autoridades en Salud iniciaran una investigación en Cali debido a una bacteria detectada en una unidad renal de una clínica de la ciudad, se determinó que dicha investigación para determinar los alcances del brote epidemiológico llegó a tu etapa final.

María Cristina Lesmes, secretaria de Salud Departamental, indicó que será el Invima quien entregue el último reporte de cómo se prolongo la bacteria la cual dejó a varias personas contaminadas, y otras que presentaban los síntomas murieron por causas diferentes.

"Hemos detectado la causa inicial, estamos esperando la respuesta oficial de Invima para poder comunicar cuál fue la fuente, pero el proceso nos ha llevado a disminuir ya el número de personas contaminadas y sintomáticas, llegamos a 122 personas de las 707, la fuente de contaminación será definida por el Invima en los próximos días, ya tenemos dos suministros que están en el estudio del Invima para poder determinar la alerta", explicó Lesmes.

La funcionaria agregó entre las diferentes acciones que realizaron para controlar el brote especialmente a la parte administrativa y locativa de la clínica Davita la cual se cerró desde el mes de diciembre, está a punto de terminar la readecuación de la sede sur, con el fin de proceder a su habilitación para la prestación del servicio, e iniciar la misma actividad en la sede norte.