Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Autoridades visitaron a 10 integrantes de una familia contagiados
Los funcionarios del Bloque Caza Covid visitaron a la familia afectada por COVID-19 para conocer sus condiciones de salud.
Alcaldía de Cali

Un hecho insólito ocurrió en Cali, con la muerte de Jonathan Alexis Cifuentes González, un joven de 18 años de edad, que falleció por una bala perdida que impactó su cabeza; sin embargo, en su acta de defunción figura que la causa sería por COVID-19.

El hombre no murió de la COVID-19, porque murió por un tiro. Todos sabemos que de ahora en adelante todos mueren de eso, ahora los tiros vienen con coronavirus”, denunció Elifaider Lucumí, tío de la víctima.

Los hechos sucedieron en el barrio Comuneros Uno, al oriente de la capital del Valle, el pasado miércoles 16 de septiembre, cuando Jonathan Alexis, quien se desempeñaba como peluquero en el sector, fue impactado por el proyectil.

Le puede interesar: Designan Gobernador encargado en el Valle del Cauca

Inmediatamente los familiares lo llevaron a un centro asistencial, ubicado sobre la autopista suroriental, en donde le fue declarada la muerte cerebral.

“Los médicos nos comentaron que una persona estaba fallecida cuando el cerebro no le funcionaba, allí nos preguntaron si queríamos donar los órganos y dijimos que sí, para hacer un bien, pero nos terminaron haciendo un mal”, manifestó el tío de la víctima.

El hecho posiblemente generado por la violencia del sector, tomó un rumbo distinto, cuando en el acta de defunción de la víctima, aparecía que la causa de la muerte habría sido por la pandemia debido a una prueba que le realizaron el mismo día.

Los familiares denuncian que Jonathan nunca presentó síntomas de coronavirus y a los allegados no les han hecho el cerco epidemiológico necesario para evitar un brote.

Le puede interesar: Casa por cárcel a patrullero por homicidio de un joven en Palmira

“A raíz de todo esto no nos lo dejan ver y lo quieren enterrar como COVID-19; sin embargo, no se han activado las alarmas cuando alguien cercano padece supuestamente de la enfermedad, nadie nos ha dicho que nos hagamos un examen”, aseguró Elifaider Lucumí.

Los familiares piden que se esclarezca el caso y afirman que por las dudas que tienen tomarán acciones legales en contra de las instituciones involucradas en el hecho.

Actualmente, el cuerpo de Jonathan se encuentra en la morgue de Medicina Legal, en donde le practicarían una necropsia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.