Foto archivo RCN Radio.

  A 15 años de sueños que finalizan en tormentosos escenarios referentes al tema de agua potable, se le suman unos cuantos años más donde por fuerzas de los fenómenos naturales y por intervención del hombre para mejorar tramos carreteables, Buenaventura ha quedado incomunicada en varias ocasiones. Esta situación ha generando pérdidas considerables, quebrantando poco a poco la estabilidad de todo un pueblo. “No podemos seguir padeciendo por la falta de agua, por la falta de gas domiciliario, por bloqueos, etc.”, indicó Maribel Mosquera, madre comunitaria. Para Pedro Lucumí, tendero de la ciudad portuaria “es preocupante la situación que se presenta, no tenemos agua, no tenemos gas y ahora quedamos nuevamente aislados por los derrumbes”. La crisis que más resalta y por la que Buenaventura vive en calamidad pública, es por la deficiencia que hay en la prestación del servicio del agua potable, a lo que Gustavo Adolfo Duque, gerente de Hidropacífico, declaró con firmeza las intenciones de poder mitigar la problemática. Por su parte, Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle del Cauca, manifestó en varias ocasiones su interés de darle solución a las problemáticas que acongojan a los bonaverenses, es decir, la falta del preciado líquido y los constantes derrumbes que se presentan en la vía que conecta este territorio con el interior del país. “Lo más importante es que Hidropacífico ya mostró el interés de querer dejar de operar en Buenaventura; respecto a los derrumbes y represamiento de mercancía, ya estamos las autoridades competentes implementando los planes necesarios para dar una solución inmediata”, enfatizó la mandataria. A raíz de lo anterior, el presidente Juan Manuel Santo, tomó decisiones contundentes que logren restablecer la tranquilidad de más de 500 mil habitantes del distrito especial.