Cortesía Gobernación del Valle

En la madrugada de este domingo, una vez evacuado el último turno de diálisis en la Clínica Davíta, se procedió a realizarse un cierre temporal de la misma para iniciar con el proceso de desinfección y cuarentena que garantice a los funcionarios y pacientes retomar sus actividades sin algún tipo de riesgo posible.

Así mismo se van a tomar unos cultivos de los medios más posible de transmisión para iniciar el proceso de desinfección total de máquinas y de ambiente, así lo manifestó María Cristina Lesmes, secretaría de Salud y gobernadora encargada.

“Estamos esperando la llegada de unos infectólogos para mañana lunes para decidir las condiciones de profilaxis de los pacientes y así mismo iniciar la evacuación de los de bajo riesgo a las otras clínicas de la ciudad. Tenemos un brote en dos clínicas de las cuales cerramos la primera y nos estamos concentrado en la segunda con los pacientes que tengan riesgo”.

Finalmente, indicó que no es un riesgo de salud pública generalizada sino que es un riesgo de salud pública concentrada en la misma clínica en sus dos sedes; afirma, que la condición de los pacientes renales es optima y que la infección que tienen es por una bacteria de baja virulencia la cual ya tiene un antibiótico para ser manejada.