Foto cortesía Alcaldía de Cali.

  El Alcalde de Cali Maurice Armitage, en su visita a la cárcel de Villahermosa que alberga a más de seis mil presos, lamentó las condiciones del penal y anunció que insistirá al Gobierno Nacional para que se le haga una intervención. El mandatario quien a sido el primer Alcalde de Cali en ejercicio que ha asistido a verificar las condiciones de los presos, calificó la situación como “inaceptable”. "El compromiso es luchar por el bienestar de todas estas personas que están aquí. Esto es inhumano. Yo nunca había visto algo así y eso que he estado dos veces secuestrado, pero esto es estar 100 veces secuestrado. No puede ser que una persona tenga los derechos tan violados desde el punto de vista humano”, manifestó Armitage. Para la situación del hacinamiento en el penal, que según la Personería Municipal es de más de un 250%, las autoridades de Cali han contemplado dos soluciones; una en el corto plazo y otra para el largo plazo. La solución que se prevé para el corto plazo es pedir al Ministerio de Justicia la autorización para que el INPEC traslade al menos 1000 internos de Villahermosa a las cárceles de Buga y Tuluá, dónde se encuentran culminando adecuaciones locativas. Mientras que la de largo plazo es la construcción de un pabellón para sindicados en un lote de 2500 metros cuadrados que tiene el penal adjunto, una edificación que podría ser construida a partir de recursos de vigencias futuras o regalías. Durante la visita al plantel en el marco del Día de la Virgen de las Mercedes, que también contó con la presencia de la Secretaría de Salud Municipal, se prestó atención a los prisioneros mediante dos unidades médicas móviles y se entregaron kits de aseo.