Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El dueño de la casa también está desesperado ante la falta de dinero.
El dueño de la casa también está desesperado ante la falta de dinero.
Foto archivo

En este panorama de crisis por el coronavirus que azota económicamente al país, existe un doble drama en el caso de los arrendatarios y los inquilinos. Por un lado, el Gobierno Nacional asegura que no se puede sacar a los inquilinos que imcumplen el canón de arrendamiento, pero por el otro lado no existen soluciones concretas a las personas que únicamente viven de este ingreso.

A propósito de este caso, se conoció que en el barrio Alto Nápoles de Cali un propietario desesperado le rompió el tubo del agua a su inquilino. En algunas imágenes quedaron captados el boquete roto de la pared y la imagen del tubo partido y húmedo. Su intención era presionar a este hombre y su familia a que abandonaran la casa.

Lea además: Farmacéutica inició pruebas en humanos de su vacuna contra coronavirus

El inquilino que se dedica a conducir un taxi pidió consideración y la ayuda de su arrendatario pues la situación económica en este momento se torna dramática para él y su familia. El dueño de la casa -que parecía hacer oído sordo a todos los argumentos- solo pudo ser disuadido por un grupo de amigos del taxista que le tocaron el corazón con todo tipo de razones humanitarias sobre la necesidad de ayudarnos los unos a los otros en medio de la crisis. 

Sin embargo, el hombre solo entendió razones de manera generosa una vez le dieron una parte del arriendo, no sin antes comprometerlo a no volver a presionar de semejante forma al taxista para hacerlo ir de la propiedad.

Lea también: Invima alerta por venta de pruebas rápidas fraudulentas para COVID-19 por internet

Perros podrían detectar el coronavirus
Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.