Denuncias sobre irregularidades en el caso del seguimiento a la protección de una niña en el municipio del Patía se hicieron por parte de la madre de la menor de once años. Dijo la mujer que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ha generado acciones de desprestigio para su hija en escenarios como el colegio en el que ella estudiaba. El caso se remonta al mes de septiembre del año 2013, cuando luego de varias semanas de reclamaciones y solicitudes al ICBF para que le devolvieran a su hija, Jackeline Carabalí, logró que un juez tutelara sus derechos y tras considerar que se habían vulnerado los de la menor, decidió ordenar el regreso a su entorno familiar. Señaló la mujer que luego de casi año y medio y cuando se decidió entablar una acción legal contra el ICBF por los perjuicios causados durante el proceso en el que la menor permaneció separada de su familia y recluida en un pabellón para enfermos mentales, nuevamente se desarrollaron acciones de seguimiento al caso. Puntualizó la mujer que funcionarios del ICBF acudieron a la sede en donde estudiaba la menor y les indicaron a los profesores que ella tenía problemas de comportamiento, situación que generó una reacción de la comunidad hasta tal punto que se presentó su retiro de la institución denominada Bachillerato Patía.