Por los hechos ocurridos, el pasado cuatro de enero donde dos indígenas agredieron a servidores públicos, la Fiscalía General de la Nación en la ciudad de Cali les dictó medida de aseguramiento en sus lugares de residencia; así lo dieron a conocer las autoridades en el siguiente comunicado:

11 de enero de 2018, Cali (Valle del Cauca)

Por los delitos de violencia contra servidor público y asonada, fueron asegurados, dos integrantes de comunidades indígenas del Cauca, por hechos ocurridos el 4 de enero último, en la hacienda Miraflores, de Corinto (Cauca), donde resultaron agredidos personal del Ejército Nacional.

Así lo determinó el Juzgado 33 Penal Municipal, con funciones de control de garantías, luego de que la Fiscalía General de la Nación les formulara cargos por los hechos en mención.

Los afectados con la medida son: Edwin Mauricio Rojas Rojas y Jairo Cruz Largo, quienes fueron capturados, el 9 de enero último, durante un enfrentamiento con personal del CTI de la Fiscalía, Policía Nacional y tropas del Ejército Nacional, en Corinto, cuando pretendían realizar una diligencia judicial relacionada con los hechos ocurridos el 4 de enero, donde varios integrantes del Ejército Nacional fueron agredidos.

Los hechos materia de investigación ocurrieron el de enero último, en la Hacienda Miraflores del municipio en mención, donde un grupo de personas habría reaccionado, de manera violenta, contra una comisión de investigadores que pretendían realizar diligencias judiciales relacionadas con la agresión del que fueran víctimas varios integrantes del Ejército Nacional.

Dichos hechos fueron conocidos públicamente a través de un video que da cuenta de dicha agresión y amenaza de integrantes de la comunidad indígenas a miembros del Ejército Nacional.

Asimismo, durante la diligencia realizada el martes pasado, los funcionarios del CTI, Policía y Ejército fueron atacados con piedras, bolas de cristal, garrotes y explosivos no convencionales.

La Fiscalía General cuenta con fotografías, videos y audios que dejan en evidencia la coordinación, los roles y el uso de diferentes elementos para agredir a la comisión judicial, por parte de la comunidad indígena que se empeña en invadir la propiedad privada.

En declaraciones entregadas ayer por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, instó a las comunidades indígenas a llevar a cabo las manifestaciones de protesta social sin alterar el orden público, respetando a las autoridades, sin apelar a la violencia y sin afectar los derechos de terceros. De lo contrario, -manifestó el Fiscal Martínez- “La Fiscalía impondrá el imperio de la Constitución y el respeto de los derechos de nuestros oficiales, soldados, policías y terceros, mediante la judicialización inmediata de todos las expresiones de violencia que riñen con el orden jurídico”.

Durante las audiencias preliminares, realizadas en Cali (Valle del Cauca), el juez de control de garantías impartió legalidad a las capturas de los dos indígenas y avaló la formulación de cargos realizado por un fiscal de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la capital vallecaucana.

Finalmente, por determinación del juez, los hoy procesados deben cumplir la medida de aseguramiento en sus lugares de residencia.