El primer hecho se registró en el municipio de Caloto donde Nilsa Zape, líder indígena, fue atacada por hombres armados cuando se movilizaba en zona rural de ese municipio.. En el hecho el conductor del vehículo en el que se movilizaban, asignado por la Unidad Nacional de Protección, resulto herido y se recupera en un centro asistencial. En el año 2015 la señora Zape, había sido víctima de un ataque con una granada la cual fue activada en su lugar de residencia, por lo que se le había suministrado medidas de protección. Y el segundo caso se registró en la vereda Campito del municipio de Santander de Quilichao, donde el presidente de la organización de Victimas Nasa Kiwe, Aldemar Diaz Zuñiga, fue atacado por dos sujetos que dispararon en tres oportunidades contra el vehículo en el que se movilizaba. En ambos casos las personas víctimas del ataque, tienen seguridad de la Unidad de Protección. Autoridades indígenas del norte del Cauca, pidieron extremar las medidas para proteger a los líderes.