Cargando contenido

Senador, Juan Manuel Galán. En el fondo el río Pichindé.

[imagewp:80670] Senador, Juan Manuel Galán. En el fondo el río Pichindé.

En cinco años, Cali se quedará sin agua potable como consecuencia de la minería ilegal, que impacta 642 hectáreas del Parque Nacional Farallones, dijo el senador, Juan Manuel Galán, quien inspeccionó el corregimiento de Pichindé.

De la misma manera, agregó, que la situación se complica porque el agua que se consumirá estará cargada de mercurio y cianuro, cuyos químicos producen cáncer.

Al mismo tiempo, sostuvo, que esta práctica criminal esta acabando con la fauna, flora y el ecosistema.

"Es necesario aplicar una política integral de atención a largo plazo, que se sostenga en el tiempo", aseveró el dirigente del Partido Liberal.

Sobre este mismo aspecto, expresó, que se debe abrir el espacio a la reconvención productiva para los mineros, que les pagan un salario miserable para destruir las fuentes de agua; y la presencia permanente de la fuerza pública.

De igual forma, subrayó, que detrás de la minería criminal esta la delincuencia común y grupos paramilitares y guerrilleros, que se lucran de este ilícito negocio