Cargando contenido

 

Los hechos ocurrieron cuando la menor Nicoll Arroyo Hurtado de 7 años de edad, cayó accidentalmente de un puente en el barrio Pampalinda.

En una reacción rápida, los padres la trasladaron hasta un centro asistencial donde la diagnosticaron y sin demora alguna le dieron de alta, donde les manifestaron que no era nada grave y que con medicamentos para el dolor se solucionaría la afectación.

Con el pasar de la horas, el estado de salud de la menor empezó a complicarse, hasta el punto de convulsionar, por lo que fue llevada de urgencia a la Clínica Santa Sofía.

Los galenos de esta entidad intentaron reanimarla y en medio de un proceso de aproximadamente 40 minutos, se hizo todo lo posible por estabilizarla, hasta que perdió la vida por un paro cardio-respiratorio a consecuencia de la gravedad de las heridas.

Por ahora, los padres de la niña piden a las autoridades distritales se investiguen el por qué se le dio de alta cuando el problema era mayor.