Un niño de 7 años fue impactado por una bala perdida en Cali cuando protegía a dos de sus amigos en medio de un enfrentamiento entre pandillas. Los hechos ocurrieron en el barrio Barrio Desepaz, al oriente de la ciudad, en momentos en que grupos delincuenciales del sector disputaban las mal llamadas fronteras invisibles. De acuerdo a Carlos Valencia, padre del niño, el pequeño se encontraba jugando en el andén de la vivienda donde viven junto a sus amigos, cuando inició la balacera y uno de los proyectiles impactó en su cuerpo. "Ellos estaban jugando y cuando escucharon los disparos mi niño lo que hizo fue proteger a sus amigos tirándose encima de ellos y cuando creyeron que había pasado la balacera, el niño se paró y cuando venia ahí fue que el proyectil lo alcanzó", expresó el señor Valencia. El menor fue trasladado al Hospital Universitario del Valle para estabilizarlo y aunque ya se encuentra estable deberá permanecer con la bala que se alojo en su pecho, ya que los médicos no la retiraron por el extremo riesgo que representa la cirugía. De acuerdo a Nora Meneses, madre del pequeño, los galenos manifestaron que por el momento el menor recibirá ayuda psicológica y de presentar molestias o dificultad para respirar, se tomará el caso para analizar qué tipo de procedimiento le realizarían. Entre tanto el coronel Néstor Martínez, comandante Operativo de la Policía Metropolitana, señaló que ya se tienen identificadas las pandillas que protagonizaron el enfrentamiento. En el hecho resultó muerto un joven de 18 años.