Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Barrio Juan XXIII en el puerto de Buenaventura.
Un policía patrulla las calles del barrio Juan XXIII mientras un hombre carga sus pertenencias, en Buenaventura.
AFP

La Iglesia Católica del Valle de Cauca rechazó enérgicamente la violencia que padecen los habitantes de Buenaventura y aseguró que las mafias y las pandillas se apoderaron de barrios completos, causando muertes y desplazamientos y dominando sectores de la economía del puerto sobre el mar Pacífico.

Lea además: Bandas criminales le están ganando al Gobierno y nos están matando en Buenaventura: líder social

“Denunciamos el apoderamiento mafioso de la ciudad, por parte de pandillas y carteles, que cubren la red de esteros, fluvial y marítima, capturando los renglones de la precaria economía de mercado, desplazando con terror barrios enteros y asesinando de manera selectiva a los jóvenes “, señala el comunicado de los prelados.

Luego de una reunión de los obispos de la Provincia Eclesiástica de Cali, en la que analizaron en detalle el contexto social y el incremento de la violencia en la ciudad de Buenaventura, manifestaron su solidaridad y apoyo al obispo de esta zona monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya.

“Nos declaramos solidarios y gravemente preocupados por el nuevo ciclo de violencia que azota a Buenaventura. Unimos nuestra voz a la del hermano Obispo, Rubén Darío Jaramillo Montoya, quien viene alertando, con firmeza y angustia, sobre el riesgo de masacres en diversas comunas y caseríos del distrito (…) Hacemos llegar a todos, hombres y mujeres, la seguridad de nuestra plegaria, de nuestra bendición y apoyo de Iglesia”, subraya el comunicado.

En consecuencia, los pastores católicos del Valle anunciaron que como una forma de visibilizar la problemática que se vive en esta ciudad y en la región del Pacífico y suroccidente colombiano, se unirán desde sus ciudades, el próximo 10 de febrero, a las diez de la mañana, a la 'Gran cadena humana por la paz de Buenaventura', convocada por la Diócesis de ese municipio.

Finalmente, los obispos “confiaron a Dios y a la Santísima Virgen a las autoridades civiles, militares y de la Nación, para que puedan seguir avanzando en el cuidado y protección de todas las personas”.

La Provincia Eclesiástica de Cali está integrada por la Arquidiócesis de Cali, dirigida por el Arzobispo Darío de Jesús Monsalve; el obispo auxiliar de esa ciudad Luis Fernando Ramírez, la Diócesis de Buga y Cartago, en cabeza de monseñor José Roberto Ospina, la de Palmira orientada por monseñor Edgar de Jesús García a y la Diócesis de Buenaventura a cargo del obispo Rubén Darío Jaramillo Montoya.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.