Cargando contenido

Todd Howland, delegado de la ONU para los Derechos Humanos / Foto AFP


El delegado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, Todd Howland, afirmó que la alerta continúa en varios departamentos del país por las amenazas y atentados contra los defensores de derechos humanos.

Howland señaló que en el mes de abril fueron asesinados otros 3 líderes sociales.

De acuerdo con la ONU, ascendió a 21 el número de dirigentes asesinados en lo que va corrido del año, al parecer, por grupos relacionados con el crimen organizado y la minería ilegal.

Howland advierte que Cauca encabeza la lista de líderes sociales asesinados en 2016.

Uno de los casos en Cauca (es que) allí se han presentado alrededor de 5 asesinatos en el año, otro se registró en Antioquia. Pero en razón del número de casos, encabeza el listado Cauca, segundo Norte de Santander y después los demás departamentos”, señaló.

Agregó el delegado de Naciones Unidas que se adelantan las investigaciones para algunos casos.

Estamos haciendo una investigación en relación de los tres casos nuevos para verificar que son defensores y sí fueron asesinados por su activismo. Puede ser que haya más casos que haya que reportar después”, indicó.

Esta semana en el Cauca fueron denunciados dos nuevos casos de asesinatos de líderes campesinos en los municipios de El Tambo y de Bolívar.

El primero identificado como Manuel Pino, dirigente  comunitario y secretario de la Junta del corregimiento Fondas, quien fue abordado por hombres armados que le dispararon cuando transitaba por una carretera del municipio de El Tambo, Cauca.

Versiones en el sitio señalaron que el líder social se movilizaba en un vehículo de su propiedad y de transporte público, cuando fue interceptado por hombres en motocicleta haciéndolo descender para proceder a dispararle.

Pino, de 51 años de edad, era un férreo opositor de las acciones de minería ilegal que se desarrollaban en su municipio, se indicó.

Un segundo caso,  el de José Solarte, campesino de la zona residente en El Estrecho (Patía) pero oriundo del municipio de Mercaderes, sur del Cauca. El cuerpo sin vida fue hallado en un paraje de la vereda El Guadual, zona rural del municipio de Bolívar.

Esta semana Solarte, junto a otros campesinos cultivadores de la hoja de coca del sur del departamento protestaron en el sector de El Saque, en la vía que del municipio de Patía conduce a Bolívar por la erradicación de estos cultivos, lo que requirió la suspensión de estas acciones en la zona mientras se instala una mesa de trabajo para la sustitución de cultivos de uso ilícito.

"No hay tantos asesinatos de defensores este año, pero quien fue asesinado es distinto, entonces llama la atención de tantos muertos de estas personas, de estos grupos, se pude ver que las gentes de áreas rurales son más afectadas; los líderes y lideresas de campesinos. Pero es en las áreas rurales en donde el proceso de paz va a tener un impacto muy grande, y claro que es importante decir que los campesinos que están cosechando coca tienen unos intereses para cambiar su propia realidad”, expresó Howland.

Agrega que la mayoría de asesinatos son de opositores a la minería ilegal: “En Cauca se puede ver que una tercera parte de los asesinatos de este año son en relación de activistas en contra de la minería ilegal, también porque las Farc están cambiando su presencia y hay lucha entre grupos ilegales para tomar el control de estas fuentes ilícitas y esto está generando violencia y mucha zozobra”.

El comandante de la Policía en el Cauca, coronel Édgar Orlando Rodríguez, dijo que se avanza en las investigaciones de estos hechos que permitan darle una respuesta concreta a los caucanos.