Cargando contenido

Según la ONU, en Colombia han sido asesinados 508 líderes desde 2016.

Este año, siete líderes y defensores de derechos humanos han sido asesinados en Antioquia.
Este año, siete líderes y defensores de derechos humanos han sido asesinados en Antioquia.
Cortesía: Colprensa.

Ante el complejo panorama de seguridad por el que atraviesan los líderes sociales en Colombia, se llevó a cabo una reunión entre organismos internacionales, la Iglesia Católica y otras autoridades para analizar la situación de quienes representan a las poblaciones más vulnerables, además de crear un camino que ayude a buscar una salida a esos hechos violentos. 

Durante el encuentro que se realizó en la ciudad de Cali, la Organización de Naciones Unidas en Colombia (ONU) explicó que entre el año 2016 y lo que va del 2019 han sido asesinados 508 líderes sociales y 129 excombatientes de las Farc. 

"Dolorosamente les están poniendo un marco de sangre a las luchas por el predominio político e ideológico en los territorios, de paso también golpeando a los excombatientes de las Farc. Nosotros tenemos que volcar las energías de la comunidad, de los organismos del estado, nacionales e internacionales, hacia estas zonas del país", aseguró Monseñor Darío de Jesús Monsalve, Arzobispo de Cali, quien participó de esa actividad.

Le puede interesar: Técnico del América interpuso denuncia por amenazas de hinchas

El sacerdote le hizo un llamado a ese organismo internacional para que participe directamente en la protección de los líderes sociales de los territorios más alejados de Colombia.

"Yo pediría que las Naciones Unidas replantearan esa doctrina de la responsabilidad de la protección, hay que aplicarla aquí, traducirla a la actualidad que estamos viviendo, donde no entran fantasmas sino asesinos de verdad que entran a las poblaciones y asesinan a la gente", agregó. 

Dicho planteamiento hace parte de un concepto dado a conocer por el Arzobispo de Cali, como la creación de un escudo comunitario con el cual se busca que la protección de los líderes sociales, y agrupe desde la comunidad hasta las autoridades y organismos nacionales como internacionales para hacerle frente a los asesinatos de líderes en el país. 

"Este es el primer intento, el inicio de la construcción de un escudo, que parte desde lo más adentro, que es lo local hasta lo más abierto, que es el mundo, la comunidad internacional. Estas personas, líderes sociales, víctimas y excombatientes de las Farc, son claves para la construcción de un país", indicó Monseñor Darío de Jesús Monsalve. 
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido