Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Intervención a la Nuevo ESE Hospital San Francisco de Asís de Quibdó.
Intervención a la Nuevo ESE Hospital San Francisco de Asís de Quibdó.
Cortesía Superintendencia de Salud.

Tras un año y ocho meses de asumir el cargo, renunció Camilo Eduardo Ramírez, interventor del Hospital San Francisco de Asís de Quibdó (Chocó) y, en su reemplazo, asumió César Ramírez Montoya.

El exfuncionario y al menos otros 30 trabajadores del centro asistencial, habían sido amenazados de muerte por grupos armados ilegales que les exigieron el pago de extorsiones a cambio de no atentar en contra de sus vidas. 

Camilo Ramírez explicó que la situación económica y de orden público era insostenible, así que decidió presentar su renuncia a la Superintendencia de Salud. El hospital queda con un pasivo de $27 mil millones. 

Lea además: El 14 de febrero comenzará contingencia ambiental por mala calidad del aire en Medellín

"La principal razón son las constantes amenazas en contra de mi familia, especialmente, contra la vida de mi esposa y la mía. Era una situación insostenible en el hospital debido a la falta de recursos con qué trabajar. Realmente, es una situación que se le sale de las manos al interventor y que tiene que venir con recursos del Gobierno Nacional", señaló.

Según el exinterventor, a los 270 empleados de planta y 250 contratistas les deben cinco meses de salario, pero no acumulados, porque se hicieron abonos en noviembre, diciembre y enero. Los trabajadores se mantienen en anormalidad laboral y solo atienden urgencias vitales. Cada día se ven afectados cerca de 500 pacientes.

"Es cierto que se deben cinco meses del año pasado, pero no es cierto que hace cinco no se les pague porque se han hecho abonos. Yo considero que el hospital es viable, pero debe ser fortalecido en tecnología e infraestructura", puntualizó.

Lea también: Obispo de Buenaventura dio detalles sobre las amenazas que ha estado recibiendo

Camilo Ramírez explicó que, durante su gestión, logró habilitar diez camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y tener en un 90% otras 30 que serán activadas próximamente, también instaló dos plantas de oxígeno, dos de energía y la sistematización de la contabilidad y de las historias clínicas.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.