Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Exigen rectificación del Ministerio de Defensa
RCN Radio Cali foto referencia

Afectados constantemente por confinamientos, desplazamientos y amenazas, los integrantes de las comunidades indígenas asentadas en Chocó aseguran que las acciones de la minga que se adelanta en Bogotá, solo busca el reconocimiento de los derechos que por años se les han transgredido. 

Pese a que reconocen que el territorio en el que habían es uno de los más complejos, aseguran que las dificultades de desplazamiento les impiden participar de manera presencial en las manifestaciones.

Lea también: Juzgado de Bogotá admite acción popular contra la Minga Indígena

Elfer Andrade Casamá, representante de las comunidades indígenas del departamento, dijo que desde la mañana de este lunes se adelanta una reunión, con los principales líderes de este grupo étnico, para definir las actividades con las que demostrarán su respaldo a las movilizaciones.

Según Andrade, “desde el primer día que se anunció la minga, hemos venido haciendo seguimiento y análisis para ver cómo podemos aportar al proceso”.

La mesa de trabajo, en la que participan los líderes de los cinco grupos regionales que hacen presencia en el departamento definirán, en la tarde de este lunes, las actividades que se realizarán en cada uno de los resguardos.

Elfer Casamá explicó que “no es tan fácil movilizarse por toda la dispersión geográfica, el difícil acceso a los territorios. Para nosotros es más complejo responder a esas convocatorias de orden nacional”.

Le puede interesar: Fundación Gabo y Facebook capacitarán a 2.000 periodistas en Latinoamérica

Los integrantes de las comunidades indígenas de Chocó manifestaron su apoyo a los reclamos de las comunidades que partieron desde el municipio de Caloto, en Cauca, pasaron por Cali y ahora están en Bogotá.

Según la Defensoría del Pueblo, hasta junio de este año, más de dos mil personas, pertenecientes a siete resguardos, ubicados en el Alto y Bajo Baudó, fueron desplazadas de sus territorio por grupos ilegales.

Estás víctimas se suman a los 3500 indígenas que durante semanas no han podido salir de sus viviendas por temor a ser atacados o a caer en campos minados.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.