Foto: Referencial/cortesía Sath Tama Kiwe

La consejera mayor de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), Luz Eyda Julicue, expresó la preocupación por el asesinato en el curso de la ultima semana de 6 miembros de su comunidad en los municipios de Caloto, Santander de Quilichao y Corinto.


El caso más reciente fue el de un hombre y una mujer asesinados con arma blanca y posteriormente arrojados a un precipicio, a orillas de un río en la vereda La Buitrera, municipio de Caloto.


Estas personas identificadas como Nhora Alba Coicue y Primitivo Silva Chate pertenecían al resguardo de Huellas, de este municipio, explicó la consejera.


Días antes, Gersaín Peña Nieto y Beatriz Nohemí Morano, fueron abordados en zona rural de Santander de Quilichao y recibieron impactos de arma de fuego. La mujer indígena tenía 7 meses de gestación. Para la concejera Julicue, conforme a su cosmovisión indígena, es cortar la vida nasa.


En otros dos hechos ocurridos en la misma semana, se relacionan con una mujer del resguardo de López Adentro en Corinto que fue asesinada con machete y un caso más, de otro comunero en su predio, refirió la consejera.


A esta situación se suma el atentado perpetrado contra el coordinador de la guardia indígena de la zona norte, Albeiro Camayo, cuando un hombre ingresó a su casa y disparó en cinco oportunidades.


El líder se refugió, salió ileso y la comunidad de la vereda Las Delicias en el municipio de Buenos Aires, se alertó. Este es el segundo atentado contra el coordinador en menos de dos meses.


Las autoridades indígenas llaman la atención del Gobierno nacional frente a esta situación de muertes violentas pues reclaman que mientras se habla de paz, sus territorios siguen siendo escenario de agresiones y homicidios.


Hacia el mes de marzo se registró el hallazgo de una mujer indígena decapitada en zona rural del municipio de Caloto (Cauca).