Debido a nuevas consideraciones en el uso de la pólvora y a las exigencias del Plan de Manejo de Tránsito, el puente vehicular de  la calle 21 sobre el río Cali, será demolido y no habrá implosión como inicialmente se había contemplado.

Pa tal fin la Secretaría de Movilidad está elaborando el plan de desvíos para posteriormente otorgar los permisos correspondientes e iniciar la socialización. Este proceso tardará más de un mes por lo que el paso vehicular sobre el río Cali seguirá funcionando sin inconvenientes, hasta entonces.

De otra parte el secretario de Infraestructura Marcial Quiñonez, anunció que no se va a implosionar sino que se hará la demolición respectiva debido a que “las licencias del explosivo, que es importado por una empresa de Bogotá, puede demorarse y ello retrasaría el proceso. Por eso se utilizará el método convencional, es decir manualmente”.