Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Militares retenidos por indígenas
Cortesía Ejército Nacional

El gobernador del resguardo indígena El Consuelo en el Carmen de Atrato (Chocó), Alfonso Queragama, aseguró que la retención de nueve soldados  del Ejército, no se trata de un secuestro.

En diálogo con RCN Radio, el líder indígena cuestionó la forma de actuar de los militares en esa región del país, tras las denuncias de las comunidades nativas sobre atropellos cometidos por parte de la fuerza pública.

Le puede interesar: Masacre en Ábrego habría sido por control del narcotráfico: secretario de Gobierno

Audio

(Audio) Alfonso Queregama, gobernador del resguardo indígena El Consuelo (Chocó), sobre soldados retenidos.

0:27 5:25

“Esto no es secuestro. La verdad es que mientras que el coronel del Chocó habla del secuestro, ellos nunca se pronuncian de las heridas que han causado a la Guardia Indígena y eso sí no se dice”, indicó el vocero de esas comunidades.

El líder indígena señaló que él fue uno de los heridos en medio de la situación que se presentó en esa población en las últimas horas, mientras agregó que fue valorado en un centro asistencial de la zona por una herida leve en su cabeza.

“Tenemos otro muchacho que tiene una herida en las costillas y nos dijeron que son heridas leves. Hasta el momento no tenemos personas graves”, apuntó.

Le puede interesar: "Ya sabíamos del audio sobre un complot contra la campaña de Santos": Alfonso Portela

El gobernador del resguardo indígena El Consuelo, Alfonso Queragama, advirtió que los militares estaban persiguiendo a la población desplazada.

“Para nosotros no es fuerza pública quienes persiguen a la población desplazada, ahí no se presentó enfrentamiento en el resguardo ni en la comunidad, solamente hubo un tiroteo entre el grupo desconocido con la Guardia, la verdad es que no se tuvo combates”, manifestó.

Enfatizó que “las comunidades indígenas no creemos que ellos sean de la fuerza pública, porque si lo fuera no harían daños ni desplazamiento a las comunidades, ellos cuidan”.

El líder indígena reconoció que los soldados fueron amarrados inicialmente, pero explicó que posteriormente les soltaron de las manos, les dieron comida y los ubicaron en una casa para que pudieran dormir.

“Ellos amanecieron en la casa sin estar amarrados. Con el apoyo de la Personería se les brindó comida y colchonetas a los soldados y nos dijeron que había amanecido bien”, concluyó.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.