Orlando Castillo, líder social. Foto: Orlando Castillo



El líder social, Orlando Castillo, reconocido en Buenaventura por ser el promotor de la creación de la zona humanitaria para las víctimas de la masacre de El Naya, en diálogo con RCN radio hizo un llamado urgente a la Unidad Nacional de Protección y al Gobierno nacional, pues pese a que tiene 37 amenazas contra su vida, tres de las cuales fueron en los últimos dos meses, la entidad le notificó que le serán retiradas sus medidas de protección.

Orlando Castillo, quien además es miembro del comité del paro cívico de Buenaventura, aseguró que una de las razones que argumentó la Unidad Nacional de Protección para justificar la suspensión de su medida de protección, es que en “Buenaventura no está sucediendo nada”.

“El primer argumento que me da la Unidad Nacional de Protección es que no estaba pasando nada en Buenaventura y que por lo tanto no eran necesarias ya las medidas, porque el nivel de riesgo no era el mismo y yo no tenía la misma cantidad de amenazas que tuve en otro momento. Otras de las razones que me dieron es que al existir la zona humanitaria ya no tenía tanto peligro, sin tener en cuenta que la zona está ubicada en una zona paramilitar”.

Además, Castillo indicó que su esquema es colectivo y lo comparte con el también líder social William Mina, quien también perdería dicho esquema. La seguridad que tienen estos dos líderes consta de un chaleco antibalas, dos escoltas un conductor y un carro blindado.

“Cuando por ejemplo yo tengo que viajar fuera, él debe quedarse en su casa y no salir, y pasa lo mismo en mi caso, es difícil porque ambos hacemos actividades diferentes en zonas distintas. Nosotros entendemos el tema económico en el país, pero realmente las deficiencias de la unidad son graves y nos afectan a nosotros”.

Cabe mencionar que uno de los liderazgos que asume el líder Orlando Castillo tiene que ver con el territorio, puntualmente con la titulación de la tierra que, según él, la comunidad ocupa hace cerca de 80 años.

“Donde estamos ubicados nosotros que es la comuna 4 del barrio La Playita, allí está pensado tres fases; el malecón Bahía La Cruz que es un proyecto de la alcaldía distrital de Buenaventura de la gobernación, de unos privados y la Nación. Como estamos ubicados nosotros nos quieren sacar a la fuerza y no nos quieren reconocer el derecho de que llevamos allí viviendo hace más de 80 años. Es por eso el problema los líderes nos convertimos como el compañero Temi (Tesmistocles Machado), en un blanco. Para nosotros el territorio es sagrado y lo vamos a defender si es necesario con nuestra propia vida”.

Según explicó Orlando Castillo a RCN Radio, la Defensoría del Pueblo había emitido un informe de riesgo, el cual dejaba claro que se tenían que prevenir hecho graves en Buenaventura, dado a que había inminencia de riesgo. Sin embargo, dicho informe fue desmentido por las Fuerzas Militares, un mes después ocurrió el asesinato de Temistocles Machado.

“El informe dejaba claro que podrían suceder hechos graves, dicen que había inminencia de riesgo. Las autoridades en Buenaventura quisieron desmentir ese informe, la Defensoría además indicó que había un alto riesgo para los líderes sociales y menciona a la zona de puente Nayero donde estamos ubicados nosotros, un mes y medio después asesinan a Don Temis”.

Castillo también clamó para que la Unidad Nacional de Protección no le quite las medias de protección; aseguró que de ser así su vida está en un riesgo inminente y tendría que salir del territorio y del país.

“Que se abstenga de levantar las medidas,  la situación en Buenaventura sigue compleja y si decide levantarlas estamos expuestos a un riesgo que no solo va a limitar nuestro accionar comunitario, sino que nos pone en una situación de riesgo, a tal punto que tendríamos que irnos del país”.

Por último, Orlando Castillo pidió a la UNP que, para fijar unas medidas acordes con la situación de los líderes de Buenaventura, la revisión de las medidas de protección se haga en el territorio en que se movilizan y no en muchos casos en sus oficinas, lugares en que la realidad es distinta.