Cargando contenido

El religioso había convocado a participar de las manifestaciones.

Sacerdote referencial
AFP

El padre Héctor Fabio García Posada, párroco de la iglesia del barrio Las Ceibas, en el nororiente de Cali, denunció que fue víctima de robo en el marco de los días del paro nacional.

El sacerdote comentó que fue abordado por tres hombres que le robaron sus pertenencias y una donación que iba a emplear para arreglos del templo, cuando se dirigía a su carro la noche del viernes 22 de noviembre.

“Fui al cine un rato y de regreso me interceptan tres sujetos, me cierran el carro, impiden que pase, me quitan un reloj, una argollita y un dinerito que me habían donado para terminar la casa cural”, relató el padre García. 

Le puede interesar: Vandalismo en Cali afectó 64 locales y dejó pérdidas por $5.000 millones

Los feligreses fueron los que denunciaron este hecho a través de los medios de comunicación, cuando el sacerdote les comentó días después y aseguraron que la agresión y el asalto al religioso tiene que ver con su postura de apoyo al paro nacional.

El robo, que no parecía extraordinario por el grado de inseguridad en la zona, luego de los hechos vandálicos y delincuenciales desencadenados en el marco de las jornadas de protestas se tornó personal, cuando los tres asaltantes lo insultaron al sacerdote y rechazaron su apoyo a la protesta social.

“Es el hecho hostil, como el maltrato, el ultrajar y las palabras, eso es lo que más duele, terminan diciéndome eso: ‘cura guerrillero’, ‘cura incendiario’, porque participamos, acompañamos y apoyamos una marcha que se hizo a nivel nacional, un clamor de pueblo, promovimos eso, acompañamos a la comunidad y llamamos al orden”, manifestó el sacerdote.

Lea además: Cali marchará por la no violencia contra la mujer

El religioso, aunque relató los hechos a las autoridades, no quiso presentar denuncias y aseguró que prefiere olvidar el episodio.

Igualmente, aseguró que la iglesia del barrio Las Ceibas, que pertenece a un sector estrato dos, no fue asaltada durante los dos días de sosiego que vivió la capital del Valle, debido a los vándalos que generaron un pánico colectivo.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido