Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Masacre
Las investigaciones continúan
Suministrada

Desde el primer día que ocurrió la masacre de Llano Verde, los familiares de los cinco menores de edad señalaron como culpables a los vigilantes del cañaduzal y a dos policías del cuadrante, quienes estaban en la escena del crimen. 

Los allegados dicen que "siempre tuvieron la verdad que confirmó el fiscal General, Francisco Barbosa,  quien dio a conocer que los detenidos por el caso eran los vigilantes de turno de la zona, quienes observaron a los jóvenes comiendo caña de azúcar y sin mediar palabra los asesinaron".

Rubby Cortés Castro, madre de Jair Andrés, en su discurso durante en la  misa del velorio de su hijo, señaló a los responsables y contó cada detalle de la manera en qué encontraron a los niños, ella aseguró que todavía falta que los policías sean detenidos por su nivel de responsabilidad.

Le puede interesar: Se conoce la identidad de dos de los capturados por la masacre de jóvenes en Cali

Cuando iniciamos la búsqueda de nuestros niños observamos a un trabajador del cañaduzal con una actitud muy nerviosa y luego de la nada aparecieron dos patrullas de la Policía. Seguimos buscándolos cuando encontramos los cuerpos y a un vigilante que tenía sangre en su ropa. Los policías estuvieron involucrados”, agregó.

Entre tanto, Álvaro Caicedo padre de Álvaro José, otro de los menores asesinados, "se está haciendo justicia pero aseguró que su hijo nunca le manifestó que tuviera problemas con los vigilantes del cañaduzal. Con esto no nos devuelven a nuestros niños, pero tenemos un poco de tranquilidad.  Recuerdo que cuando hallamos los cuerpos, los vigilantes tenían cara de sospechosos, no entiendo porque en ese momento no fueron detenidos en ese momento”.

Le puede interesar: Nueva masacre en Andes, Antioquia: dos adultos y un menor muertos

Los habitantes del barrio Llano Verde, donde fueron asesinados los cinco jóvenes, realizarán un plantón en la sede de la Fiscalía para pedirle al Gobierno que en el cañaduzal hagan proyectos de vivienda o de espacios de recreación, para evitar que los niños y niñas ingresen a este lugar.

Por su parte, la Gobernación del Valle del Cauca y el Alcaldía de Cali, anunciaron la entrega de la recompensa a las personas que brindaron la información.

El alcalde Jorge Iván Ospina, manifestó que los detenidos tienen antecedentes judiciales y falta una persona por capturar.

Invito a los dueños de este tipo de tierras que cuando paguen vigilancia siempre lo hagan con empresas certificadas porque estos asesinos habían sido contratados para cuidar el cañaduzal. Nadie tiene el derecho a quitarle la vida a un ser humano y menos  a los menores de edad que  solo ingresaron a comer caña.   Esperemos que el peso de la ley les caiga encima”, afirmó el mandatario.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.