500 personas presenciaban el multitudinario evento religioso.

TORO
Foto de referencia Image

Los hechos tuvieron lugar en las últimas horas en el barrio Limonar del municipio de Guacarí (Valle del Cauca), donde la comunidad se preparaba para participar de la tradicional procesión infantil de Semana Santa.

El comandante de bomberos de esta población del centro del Valle, capitán Luis Hernán Canizares, quien coordinaba las labores de prevención para la realización del evento, dijo que en medio del evento religioso del que hacían parte cerca de 500 personas, cuando apareció el animal que se salió de una vivienda.

Dos personas que se encontraban en el lugar resultaron lesionadas, entre ellas una mujer y un menor de 6 años de edad que habría sido pisado por el toro.

El niño fue llevado inicialmente al hospital local de Guacarí, pero minutos más tarde fue remitido al hospital San José de Buga, donde aún es sometido a múltiples exámenes y donde los médicos confirmaron que se encuentra en buen estado de salud.

La mujer lesionada fue dada de alta del hospital local, luego de recibir atención por algunas laceraciones en su boca, ya que al momento de ser tropezada con el bovino, impactó contra el concreto.

Al ver que el toro corría detrás de los asistentes, el pánico se apoderó de los feligreses que cumplían sagradamente la cita para la realización de la procesión. Padres, niños y adultos mayores debieron resguardarse en las viviendas, cuyas puertas se encontraban abiertas, para evitar ser embestidos por el toro.

El animal con más de 200 kilos de peso que se habría asustado por la multitud, fue controlado por sus propietarios y por los miembros de los organismos de socorro que participaban de la procesión infantil, tras recorrer unas pocas cuadras.

Luego del incidente, los organizadores del evento en el que participaban más de 50 menores de edad, retomaron la actividad religiosa.

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido