Cargando contenido

Por enfrentamientos entre el ELN y el Clan del Golfo, los aborígenes no salen de sus casas.

INDÍGENAS
Indígenas en una marcha. Foto referencial.
Colprensa

Desde el pasado jueves, los integrantes del resguardo indígena Opogado Doguado en Bojayá (Chocó), se niegan a salir de sus casas por temor a quedar en medio del fuego cruzado, por los enfrentamientos entre integrantes del ELN y el Clan del Golfo.

Más de 800 personas están en riesgo y aseguran que sufren desabastecimiento, pues no pueden desplazarse a sus parcelas para adquirir los alimentos.

Lea tambiénPor enfrentamientos armados, indígenas del Chocó se habrían trasladado a Bogotá.

Plácido Bailarín, delegado de la Asociación Orewa, sostuvo que pese al llamado urgente que han hecho a las autoridades no se tiene conocimiento de la llegada de uniformados del Ejército para controlar la zona. Aseguró también que el temor se extiende rápidamente a otras comunidades.

Por medio de un comunicado, la asociación responsabiliza al Estado por lo que pueda ocurrir en estos territorios, que ya han sufrido desplazamiento por cuenta de los grupos armados.

El vocero indígena indicó que el gobierno nacional debe retomar los diálogos con el ELN, pues los ataques de esta guerrilla afectan a los civiles de zonas apartadas que nada tienen que ver con el conflicto armado.

De interésExigen reubicación tras inundación que dejó 15.000 damnificados en Chocó

La asociación denuncia que “un indígena que se encontraba realizando sus actividades diarias en el punto conocido como Bade, al devolverse a su comunidad fue sorprendido por las AGC (autodefensas gaitanistas), retenido y amarrado”.

Cerca de 200 grupos familiares de las comunidades Unión Baquiaza, Emberá Dóbida, Fedeorewa  y Villa Hermosa continúan esperando la intervención del Ejército para que puedan retomar sus actividades.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido