Los ánimos de más de mil indígenas aposentados en el corregimiento ‘la Delfina’ en Buenaventura, lograron apaciguarse ante los pronunciamientos hechos por la gobernadora del Valle del Cauca, al igual que de la viceministra del Interior, Carmen Inés Vázquez, quien pidió a los líderes de esta manifestación comprensión ante el accionar del gobierno nacional, pues se busca un bienestar grupal. La funcionaria, agregó que fue provechoso escuchar las peticiones de estas personas ya que así se puede avanzar rápidamente en la obtención de soluciones a una problemática. La viceministra, afirmó que está buscando la forma de suplir todas las necesidades y requerimientos expuestas por los indígenas, pero hay solicitudes que solo las pueden gestionar los voceros de los protestantes ante el presidente de la República. Así mismo, señaló que de la misma manera que ellos exigen respeto, ellos deben respetar los derechos de las demás personas, esto con base al inconveniente que se registró durante el diálogo, donde varios periodistas se vieron agredidos verbalmente por los miembros de los cabildos indígenas. Por el momento, Vázquez, aseguró que el puerto de Buenaventura no quedará nuevamente desconectado por bloqueos de vías que puedan originar los manifestantes del paro agrario.