Cargando contenido

Juan Jiménez, cuya hija de diez años está afectada por los síntomas, dijo en RCN La Radio que el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Salud, Alejandro Gaviria deben ponerse las manos en el corazón y creerles que sus hijos están enfermos y no es cuestión de sugestión colectiva.

"Ellos dicen que nuestras hijas están locas y eso nos duele porque cuando el Presidente estuvo enfermo de cáncer nosotros le creímos", indicó Juan Jiménez.

Por su parte, Óscar Mendoza, otro de los organizadores, afirmó que por lo menos 3.000 niñas fueron vacunadas y de ellas 337 han sufrido síntomas que pueden estar relacionados con la vacuna.

Agregó que el hospital Nuestra Señora del Carmen colapsó, pues solo tiene 30 camas, por lo cual las niñas llegan les dan un medicamento y luego salen, pero tienen que regresar a las pocas horas o al día siguiente.

RCN La Radio constató como en las primeras horas de este martes dos niñas han ingresado desmayadas al centro asistencial donde son atendidas por los médicos.