En momentos en que muchas mujeres se están atreviendo a denunciar que en algún momento fueron acosadas sexualmente por hombres poderosos, la senadora Paloma Valencia reveló que su madre también fue una víctima. La congresista del Centro Democrático publicó una columna en la que aseguró que el victimario de su mamá fue un Procurador General de la Nación, a quien ella le había pedido ayuda en su época de juventud. “El Procurador muy efectivo, muy amable la recibió, conversó con ella y cuando ya la conversación había avanzado un poco, la invitó a seguir a un salón continguo al de su oficina donde había una luz tenue. Mi mamá recuerda que había un sofá muy grande, una especie de cama, una mesa donde había whisky, le ofreció un tragó que mi mamá rechazó, de pronto él se le sienta al lado y trata de de cogerle la pierna y acariciarla y ella se pone de pie muy asustada”, señaló. “Lo que más recuerda es que en ese mismo salón había un marco con la foto de una bebé como de unos seis meses y que a ella le impactó tanto toda la situación que salió despavorida”, añadió. Afirmó que en su momento su madre no tuvo la ayuda del Estado, ni de la Procuraduría, sobre a la situación difícil que estaba enfrentando. Paloma Valencia sostiene además que después de haber hecho varias averiguaciones, se supo que ese sofá ubicado en la oficina del jefe del Ministerio Público, era denominado “la cama de los ascensos” y que muchas de las promociones o favores hechos por la entidad pasaban por ahí. La madre de la parlamentaria ha preferido no dar el nombre de ese Procurador General, porque es un hombre que aún vive y ostenta mucho poder en Colombia.