Cargando contenido



La propuesta de algunos políticos condenados por vínculos con paramilitares, sobre ser incluidos en la justicia transicional pactada en La Habana, no fue del agrado del procurador Alejandro Ordóñez quien la catalogó como una "feria de concesiones".

Para Ordóñez, el documento que preparan los congresistas vinculados con 'parapolítica' -con el que solicitarán formalmente al Gobierno tenerlos en cuenta en la justicia transicional- promovería la impunidad y sería una "feria de concesiones" dentro del sistema judicial para quienes cometieron este tipo de delitos.

"Pienso que esa propuesta no corresponde y sería un escenario de impunidad y no sería posible de acuerdo a los actuales esquemas procesales, incluso las mismas normas constitucionales", indicó el Procurador.

Sin embargo, los 'parapolíticos' consideran que en este acuerdo deben ser incluidos todos los actores del conflicto armado.

La excongresista Rocío Arias, quien lidera esta propuesta, afirmó que el documento plantea la posibilidad de que los condenados por nexos con las autodefensas recuperen sus derechos políticos.

"Yo no diría que queramos regresar al Congreso porque muchos que fuimos juzgados no queremos saber nada de política, pero también es cierto que queremos que se nos quite ese veto, esas sanciones que están presentes", señaló Arias.

Arias confirmó que los parapolíticos respaldan el proceso de paz y están de acuerdo con que los guerrilleros puedan llegar al Congreso.

"Estamos convencidos que la paz es el único camino, queremos ver a ‘Timochenko’ en el Congreso, queremos ver a las Farc en el Congreso y no en las regiones del país matando, delinquiendo contra personas inocentes, consideramos que es el momento oportuno", añadió la excongresista.

Para el procurador este tipo de propuestas como la de la excongresista Rocío Arias no debe prosperar, e insistió que, de ser así, continuarían las trasformaciones para la aplicación de justicia que generaría impunidad en el marco de los acuerdos de paz.

Los parapolíticos buscarán que el documento llegue a manos de las delegaciones del Gobierno y las Farc que se encuentran en Cuba.