Cargando contenido

De manera específica, el alto tribunal amparó los derechos de una pareja homosexual que fue amenazada por un guardia de seguridad con ser expulsada de un reconocido centro comercial de Cali, si no dejaba de besarse apasionadamente.

El guardia les advirtió a dos jóvenes que sus comportamientos atentaban contra las buenas costumbres y la moral.

Según la Corte Constitucional, la pareja de homosexuales realizó un acto de la naturaleza humana , derivado de la atracción y los afectos, que al ser inherentes a la especie y no contravenir norma alguna, no tiene por qué esconderse u ocultarse.

La Corte revocó la decisión de un juzgado de Cali que no reprobó el llamado de atención que le hizo a la pareja el guardia de seguridad, quien pidió que moderara sus manifestaciones de amor, más no le prohibió darse un beso.

El juzgado en mención había asegurado que la toma de mano o un beso por un lapso de tiempo corto no es inmoral, pero atenta contra el buen comportamiento su prolongación.

La Corte Constitucional le ordenó al centro comercial Cosmocentro y a la empresa de seguridad privada que labora en él, pedir excusas públicas a la pareja homosexual y desarrollar un programa que difunda el fallo y la función que tiene la vigilancia de respetar el derecho a la dignidad, el libre desarrollo de la personalidad, a la intimidad y a la igualdad.

Además, el fallo le ordenó al centro comercial y a la empresa de vigilancia organizar un curso sobre derechos humanos, dirigido a los guardias de seguridad y trabajadores del establecimiento.