Desde el aire también se busca establecer una orientación para que los policías en tierra puedan orientar el tránsito de los vehículos particulares hacia las vías que no presentan congestión como consecuencia de las caravanas de taxistas. El coronel Germán Jaramillo Comandante de la Policía de tránsito de Bogotá dijo que de esa forma se ha logrado evitar que se presenten mayores traumatismos en la movilidad. Se está sobrevolando la ciudad con el fin de mirar la afectación de la movilidad, porque la idea es ir orientando a las personas que de pronto desprevenidamente resultan involucradas en este represamiento para orientarlas en las vías alternas que tenemos en las intersecciones, para que logren ir evacuando e ir agilizando el desplazamiento hacia sus lugares de destino”, señaló el oficial. Mientras se mantiene la vigilancia aérea en tierra son 900 los uniformados que intentan controlar la movilidad en tierra. De este grupo hacen parte las 500 mujeres policías de tránsito. Las cifras más recientes señalan 113 comparendos expedidos, 6 vehículos entre inmovilizados y conducidos y 10 taxistas detenidos por daños en bien ajeno y obstrucción de la vía pública.