Cargando contenido

La idea de escribir y publicar 'Pistas para narrar la paz' surge desde los colectivos Consejo de Redacción, Plataforma de Periodismo y la Fundación Konrad Adenauer. El texto se encuentra segmentado en cuatro partes con el objetivo de explicar a los periodistas los enfoques regionales y la responsabilidad que implica el cubrimiento del postconflicto.



¿Cuál es el papel de los medios de comunicación a la hora de informar sobre un proceso de paz? , fue la pregunta que planteó RCN La Radio a Salud Hernández, una periodista crítica de las conversaciones que se adelantan en Cuba, y a Olga Behar, una de las autoras del texto.

Para Hernández, el papel de los medios durante el proceso no tiene grandes diferencias con los cubrimientos diarios que se realizan. La objetividad debe primar allí, como en las otras noticias, intentando decir la verdad. "No se debe defender ni la institucionalidad ni otra cosa", aseguró la columnista del periódico El Tiempo.

Agregó que "los medios se han casado con el proceso de paz de Juan Manuel Santos, comprándole la idea de que es enemigo de la paz cualquiera que discrepa con él. Han 'uribizado' la crítica. Todos los que criticamos las negociaciones, somos uribistas. Los medios le han jugado al Gobierno y se han casado con sus tesis y estrategias. Eso perjudica el futuro de reconciliación, y no es nuestra misión".

Además, la periodista Olga Behar, afirmó que "los periodistas debemos tener nuestra propia agenda y no la que nos trace el Gobierno, porque hasta cierto punto el Gobierno tiene una influencia sobre los dueños y directivos de los medios e intentan trazar la agenda. Pero los periodistas debemos tener nuestra propia óptica de la situación de violencia en el país. Además, debemos empezar a trabajar la parte de contextualización y análisis del conflicto en Colombia, porque solo si se cuenta la verdad, habrá justicia y reparación".

"Dentro de nuestra función social está investigar y buscar la verdad. La función del periodista es como manejar un carro porque debemos tener una conducta ética, sea cual sea el área que tengamos que cubrir", agregó Behar.

Hernández opinó sobre los cubrimientos y dijo que "la gente no es idiota. Ha habido una manipulación vergonzosa, ha enaltecido cualquier hecho de la guerrilla y minimizado todas las acciones malas. La gente sabe que hay manipulación. La audiencia nos va a castigar porque a ellos no les gustan esas cosas. Los medios no se han dado cuenta que la paz se construye entre todo un país".

Una de las autoras del libro explicó que para ella era fundamental el tema de la contextualización de las noticias. "Debemos ir a las fuentes, ir a las regiones. Desde Bogotá estamos pintando una situación muy diferente de la que se ve en zonas de país. Además, el límite del tiempo en los medios les impide a los corresponsales contar lo que pasa en estos sitios y no hay contextualización. El tema de la paz se puntualizó en La Habana y en Bogotá. No se ha hecho el ejercicio en las regiones, de cuestionar lo que nos plantean los negociadores. Si tomáramos renglón por renglón de esos acuerdos y lo lleváramos a las regiones, entenderíamos la dimensión del conflicto y ver si eso es aplicable o no. Falta contenido en lo que pasa en los noticieros, falta análisis".

Para finalizar, las dos comunicadoras estuvieron de acuerdo en el cuestionamiento constante que se le debe hacer a la información proveniente de las fuentes oficiales, especialmente en temas tan rigurosos y coyunturales como lo es un proceso de paz y, en dado caso, un fin del conflicto.