Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Permanencia de las Farc en zonas veredales podría extenderse

Ante la demora en la construcción de las zonas veredales transitorias y la implementación de los acuerdos de paz, los plazos para la reintegración a la vida civil de los guerrilleros e incluso la dejación de las armas podrían demorarse más de lo previsto, estimaron delegados de la Comisión de Verificación y Monitoreo de la guerrilla y acompañantes del proceso.

Foto RCN Radio


Ante la demora en la construcción de las zonas veredales transitorias y la implementación de los acuerdos de paz, los plazos para la reintegración a la vida civil de los guerrilleros e incluso la dejación de las armas podrían demorarse más de lo previsto, estimaron delegados de la Comisión de Verificación y Monitoreo de la guerrilla y acompañantes del proceso.


Así quedó planteado durante el lanzamiento de la iniciativa Unión por la Paz en el Club de Ejecutivos en Bogotá, una plataforma ciudadana integrada por organizaciones y personas que buscan sumar fuerzas para hacer seguimiento a las obligaciones pactadas en La Habana entre el Gobierno nacional y las Farc y acompañar las negociaciones que se adelantan con el ELN en Ecuador.


El vocero de las Farc Pastor Alape, aseguró que a pesar de que el Gobierno no va a cumplir lo pactado ese grupo si lo hará, al considerar que la paz se construye entre todos los colombianos, ”por encima de los gobiernos, vamos a hacer el seguimiento, vamos a cumplir y no vamos a dejar este acuerdo sin ningún doliente y desde este acompañamiento de La Iniciativa Unión por la Paz vamos a hacer cumplir también todo lo que esta implica". 


Subrayó que fijar fechas, números y edades para la dejación de armas es manipulable y perverso, “nadie ha dicho como son los 180 días, si son laborales o normales y nadie se ha puesto a mirar cuanto está trabajando el gobierno para que se cumplan las cosas, eso genera confusiones, a pesar de que hay fechas establecidas”.


Alape rechazó la propuesta del senador de Cambio Radical Carlos Fernando Galán, quien propuso prohibir la participación en política de guerrilleros que fueron sancionados por la JEP, señalando que si hay inhabilidad política implica que no hubo acuerdo de paz.


“Todos los acuerdos se resuelven de manera política y si esto no se hace fracasó el proceso de paz, no estoy diciendo que vienen las armas, vamos a seguir en la actividad política, hemos definido que no habrá regreso a las armas, pero fracasaría en cuanto a los sueños que se han construido en el país”, enfatizó el delegado de la guerrilla.


Por su parte Pablo Catatumbo, otro de los delegados de las Farc, pidió sensatez para solucionar las dificultades presentadas en la implementación de los acuerdos. “Si se llega el 30 de junio y no están implementadas las zonas y no está resuelto el problema de donde van a ir a vivir los guerrilleros, entonces tendrá que surgir una iniciativa de prolongar un poco ese tiempo de estadía”, subrayó .


Acotó que una cosa si es segura: “el cese de fuego termina el 30 de mayo y ese día habrá dejación de armas, eso no quiere decir que inmediatamente tengan que salir los guerrilleros en diáspora para no sé donde, eso hay que resolverlo y estamos seguros que frente a esa y otras dificultades va a primar la sensatez y vamos a encontrar una solución que satisfaga a las Farc y al Gobierno”, puntualizó Catatumbo.


Sin embargo, se mostró preocupado por la suerte de los cerca de 7 mil combatientes que se reintegrarán a la vida civil.


”El destino de los guerrilleros está en discusión porque es un tema de reincorporación y de los más complicados y donde más retrasos hay”, indicó Catatumbo y puso en duda que en 2 meses el Gobierno resuelva esa situación, “no es un ultimátum, pero el Gobierno está obligado a cumplir los compromisos que adquirió y creo que tiene voluntad de paz”.


Mientras tanto el expresidente Ernesto Samper, uno de los promotores de la iniciativa Unión por la Paz, dijo que cualquier replanteamiento que se haga de la implementación de los acuerdos tiene que ser una decisión de las partes.


“Estoy seguro de que si no se cumplen los plazos y hay que hacer ajustes las partes tendrán en consideración esas nuevas circunstancias, el Gobierno tiene que flexibilizar los mecanismos administrativos, hacer compras locales, sobre todo en alimentación, esto no se puede manejar con libretos dictados desde Bogotá, hay que darle un margen de maniobra a quienes están manejando las zonas veredales”, agregó.


Samper manifestó que a la implementación de los acuerdos de paz no se les puede aplicar normas internacionales engorrosas, ni estatutos de contratación para comprar gallinas y alimentos, “deben ser flexibles y la posibilidad de establecer cajas menores y no enredarse en aspectos minúsculos, cuando se han logrados acuerdos mayúsculos”, recalcó el exmandatario.


Concluyó que Unión por la Paz pretende actuar como un semáforo cuando hay luces rojas de peligro porque los acuerdos se incumplen, luces amarillas cuando puede haber una situación de incumplimiento o luz verde cuando las cosas están funcionando, “un seguimiento objetivo, tranquilo, para que las partes cumplan entre sí “.