Cargando contenido



En entrevista con RCN Radio, el director de cobertura de la Secretaría de Educación de Bogotá Carlos Reverón, resolvió algunas dudas del por qué se están presentando algunas demoras en la asignación de cupos en los diferentes colegios distritales del país.

Según Reverón, Bogotá está muy avanzada en el número de matrículas asignadas y quedan alrededor de 20.000 agendamientos pendientes de los cerca de 700.000 que debe asignar el distrito.

Sin embargo, tras la denuncia de varios padres de familia de asignaciones de citas para los meses de febrero y marzo, teniendo en cuenta que las clases empezaron el lunes pasado, Reverón confirmó que el sistema 'SIMAT' dispuesto para esta labor, ha tenido fallas en estos días cruciales de matrículas pero que la solución no es responsabilidad de esta dependencia.

"Es importante aclarar que el SIMAT es un sistema del Ministerio de Educación y la Secretaría no tiene dominio dentro este sistema. Por norma se exhorta a que todas las secretarías a hacer el proceso a través de este sistema y efectivamente el SIMAT ha tenido dificultades que retrasan los tiempos", dijo Reverón.

Agregó que "nosotros hemos escalado estas dificultades al Ministerio de Educación y tanto nosotros como otras secretarías hemos hecho la advertencia de las fallas de este".

Anteriormente el distrito contaba con un sistema llamado 'SISED' que funcionada sin inconvenientes, sin embargo por orden del Ministerio fue necesario cambiar al SIMAT.

"Nosotros normativamente tenemos que seguir las orientaciones del gobierno y no podemos hacer nada distinto. Tendría que el ministerio sacar otra norma que oriente a las secretarías a usar sus propios sistema de información como lo hacía Bogotá".

En ese orden de ideas, las continuas fallas de este sistema SIMAT debe resolverlas el Ministerio de Educación que en repetidas ocasiones ha sido notificado de el problema pero hasta el momento no ha generado una solución real y contundente que ayudaría a los funcionarios del distrito a evitar las largas filas y la incomodidad de la gente.