Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Personería avanza en investigaciones contra funcionarios por esquema de basuras en Bogotá

El Personero Ricardo Cañón advirtió que equipos de la personería avanzan en la documentación necesaria para procesos disciplinarios que están en fase preliminar, para establecer responsabilidades directas de funcionarios por la implementación del esquema de recolección de residuos en Bogotá.

"Ya todo eso está en esquemas preliminares. Ya estamos documentando, recogiendo información y obviamente haciendo la evaluación correspondiente", dijo Cañón.

El funcionario se abstuvo de dar nombres propios de los miembros de la Administración de Gustavo Petro responsables por la puesta en funcionamiento del nuevo modelo que no ha tenido un día sin cuestionamientos.

"Siendo muy juiciosos porque obviamente las personas que eventualmente tengan una posible responsabilidad disciplinaria, tienen una serie de garantías que se deben respetar constitucionalmente", dijo

Añadió que "en el caso particular mío, soy segunda instancia disciplinaria y por ello debo guardar mucha prudencia para no dañar todo el esfuerzo de la institución en este tipo de investigaciones".

Ricardo Cañón enfatizó en que en este momento es incierta la situación para buena parte de los 4 mil trabajadores contratados por el Distrito para la recolección, ya que "se contratan 4 mil personas cuando el cubrimiento que debe hacer esta empresa es solo de un 18% pero inicialmente se pensaba que era el 51%".

Agregó que "hasta donde entendimos hay una situación absolutamente caótica que se expresa en requerimientos y quejas de los trabajadores que están prestando ese servicio.

"No han sido un modelo, precisamente de lo que significa trabajo digno".

Este miércoles, el personero sostendrá una reunión con el Gerente de Aguas de Bogotá, Ricardo Agudelo, para que explique ése y otros cuestionamientos sobre la implementación del esquema de basuras, entre los que se encuentra, la financiación y si finalmente les sale más caro a los bogotanos, la gestión pública de los residuos, que la privada.