Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Petro escribe en The New York Times y dice que motivos de su destitución son absurdos

El alcalde Gustavo Petro escribió el artículo '<i>Don’t Trash Colombia’s Democracy</i>' para el periódico estadounidense The New York Times, en el que insiste en que está desafiando la decisión de su destitución e inhabilidad por parte del Procurador General, que considera "<i>arbitraria y políticamente motivada</i>".

En la columna titulada en español como 'No botar la democracia a la basura', el mandatario distrital dijo que si bien Alejandro Ordóñez, "tiene el poder, conforme a la Constitución, de sancionar a determinados funcionarios", en su caso el Procurador "ha excedido y abusado de su autoridad" y "está tratando de terminar su carrera política, debilitar a la izquierda y propinar un golpe al proceso de paz con las Farc".

El Alcalde reconoció que su gobierno "ha cometido errores que no son infrecuentes cuando se cambia el modelo para la prestación de un servicio público tan complejo como la recolección de basura en una ciudad con 8 millones de habitantes", pero insistió en que los motivos de la destitución son absurdos y que la Procuraduría no lo ha acusado de ningún delito.

En apartes del artículo el Alcalde cita las declaraciones de Kevin Whitaker, nominado por el presidente Barack Obama para ser embajador en Colombia, en las que el funcionario estadounidense explica que en este caso "hay una cuestión fundamental que se plantea en el presente respecto al pluralismo político" y en el que describe como reto de "la forma de integrar a los legales, desarmados, los individuos del proceso democrático de la izquierda".

Gustavo Petro indicó que el presidente Juan Manuel Santos se enfrenta ahora a una elección y tiene la última palabra para definir si respetará o no el voto popular.

También habla abiertamente de su militancia en el M-19, y advierte que su sanción es una muestra de que no hay garantías políticas para los que dejan las armas y quieren reintegrarse a la vida política.

Según escribió Petro su pecado fue haber "construido un proyecto para llevar la recolección de basura - dirigido por un oligopolio de contratistas privados - bajo la gestión directa de la ciudad".