Cargando contenido

Los partidos de gobierno consideran que esta es un herramienta eficaz para combatir los cultivos ilícitos.

Fumigación aérea de cultivos ilícitos en Tumaco (Nariño)
Fumigación aérea de cultivos ilícitos en Tumaco (Nariño)
AFP

El informe presentado por la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito sobre la producción de cocaína en el mundo y el crecimiento que ha tenido por culpa de Colombia, dejó preocupados a varios sectores políticos.

Los datos revelados por la organización llevaron a los partidos de gobierno a poner nuevamente sobre la mesa la posibilidad de regresar a la aspersión aérea en el territorio nacional para combatir los cultivos ilícitos.

El senador Juan Diego Gómez, vocero del conservatismo, indicó que “debemos revisar las propuestas que ha planteado el Gobierno de retomar las fumigaciones aéreas y caracterizar los territorios de cultivos ilícitos para definir alternativas que sean mucho más eficientes que la sustitución voluntaria y manual”.

En contexto: Producción mundial de cocaína alcanzó cifra récord, impulsada por Colombia

Sobre la posibilidad de que dicha fumigación se haga con glifosato, el legislador indicó que “hay unas zonas donde se puede fumigar que es selva abierta y allí cabría la fumigación área con glifosato, pero hay otras zonas donde hay cultivos de pequeños productores campesinos y otras donde hay asentamientos urbanos y allí hay que tener mucho cuidado con las restricciones que puedan tener los productos que se utilicen para ese propósito”.

El Centro Democrático considera que el Gobierno debe acudir a todas las herramientas que tiene a la mano para controlar el crecimiento de los cultivos de coca en Colombia. El senador Ciro Ramírez dijo que el origen de esta situación es el acuerdo que firmó el presidente Juan Manuel Santos con las Farc en La Habana.

Hay que volver a recuperar esa herramienta que es la fumigación aérea y que dio tan buenos resultados durante el gobierno del presidente Uribe, que arrojó la cifra más baja de cultivos ilícitos”, manifestó.

Dijo además que “es una herramienta que tiene al alcance el presidente Duque, obviamente respetando las instituciones, pero creemos que la cifra tan alta de cultivos ilícitos ya es un tema de orden público”.

Este informe entregado por Naciones Unidas también sirvió como oportunidad para el Gobierno Nacional rechazara el planteamiento hecho por el expresidente Juan Manuel Santos, quien afirmó que se debe pensar en la legalización de la droga.

Lea también: EE.UU.: cultivos de coca en Colombia bajan en 2018 por primera vez en 6 años

La información suministrada por la ONU contrasta el cálculo anual emitido por la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca, que señala que por primera vez en seis años, los cultivos de coca en Colombia disminuyeron. 

Según el Gobierno norteamericano, aunque las siembras ilegales siguieron “en niveles históricos en 2018, fue el primer año en que su cosecha no se incrementó desde 2012".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido