Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Polémica por marcha contra la corrupción que promueve el uribismo

Foto Colprensa-Saturnino Vásquez


La marcha contra la corrupción que está programada para este 1 de abril y que es promovida por el uribismo, ha generado polémica en el sector político. El Centro Democrático la ve como una iniciativa ciudadana, mientras que otros partidos consideran que es una contradicción por parte de una colectividad salpicada por la corrupción.


El representante a la Cámara del Centro Democrático, Samuel Hoyos, manifestó que fue un grupo de ciudadanos el que convocó a la marcha para protestar en contra de actos de corrupción que involucran al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y supuestas concesiones que el ejecutivo le ha otorgado a la guerrilla de las Farc, durante el proceso de paz.


"Vamos a salir a marchar porque muchos colombianos estamos cansados de las concesiones de Juan Manuel Santos a la guerrilla de las Farc, cansados de los recientes acontecimientos que involucran a funcionarios del Gobierno por sobornos de la multinacional Odebrecht", indicó Hoyos.


El congresista insistió en que la marcha no es del Centro Democrático ni de Alejandro Ordóñez, "es una marcha de miles de ciudadanos a la que se le ha sumado el Centro Democrático. Es un derecho ciudadanos, yo me sumo a la marcha", puntualizó.


A pesar de esta explicación, existe una inconformidad generalizada en otros sectores políticos que no ven con buenos ojos que el Centro Democrático y el exprocurador Alejandro Ordóñez se sumen a la marcha, cuando el gobierno del expresidente Álvaro Uribe también se vio involucrado con el caso Odebrecht.


Una de ellas es la representante a la Cámara, Angélica Lozano, aseguró que los ciudadanos tienen todo el derecho de participar en las marchas programadas para este fin de semana en contra del Gobierno, pero criticó que políticos implicados en casos de corrupción e irregularidades sean quienes inviten precisamente a las protestas.


"Marchar es un derecho ciudadano, de modo que cualquier colombiano puede salir a hacerlo. Puede salir a marchar, pero no es sensato marchar contra la corrupción con personas que han estado implicadas", dijo.


Lozano manifestó que no es posible que algunos sectores políticos del país critiquen las irregularidades que ellos mismos alimentaron y de las que hicieron parte.


"Es simpático en la política ver que Uribe y su gente critiquen por ejemplo por la reforma tributaria cuando hicieron dos, o el modelo de salud cuando crearon la ley 100", indicó.


Angélica Lozano reconoció que votó por el presidente Santos porque estaba convencida en la necesidad de avanzar en el proceso de paz, al tiempo que agregó que seguirá con el proceso de recolección de firmas que busca que se apruebe una serie de proyectos y reformas para acabar con la corrupción.


"Yo voté por el presidente Santos porque no le iba a dar el gusto al señor Uribe de acabar con el proceso de paz y eso le hizo muy bien al país y no por eso me voy a hacer la de la vista gorda. No por eso me pueden decir que no tengo derecho a opinar y a decir lo que pienso", expresó.


Agregó que "nuestra consulta es política como fue desde 2014 cuando presentamos ocho veces los proyectos de ley y reformas de transparencia que el mismo Centro Democrático hundió".