Cargando contenido

Polen de abejas servirá para establecer grado de contaminación petrolera en el Magdalena.

Abejas
Ingimage

Un grupo de investigadores viene adelantando un estudio en el que a través del polen de las abejas podrían determinar el grado de contaminación que se genera en el Magdalena Medio con la explotación petrolífera.

Javier Céspedes, integrante del grupo de Estudios y Extractivos y Ambientales, indicó que inicialmente se han instalado apiarios a un kilómetro de los pozos petroleros, para que las abejas desarrollen su trabajo, posteriormente se analizan las flores que hay en la zona y de allí se deduce el grado de contaminación ambiental que generan las petroleras.

“El proceso es sencillo, como el agua es absorbida por los árboles y otras especies, al final llegan a las flores y en el proceso de polinización, las abejas trasladan dicha contaminación, bien sea por petróleo, gases y hasta los agroquímicos que se emplean para matarlas a ellas (abejas). Posteriormente se hace un estudio de cromatografía en donde se divide el polen químicamente y se analiza parte por parte y de allí se deduce la contaminación que está en el ambiente”, explicó.

Según dijo, este análisis puede permitir conocer niveles de metano y hasta de cianuro que estén en 3 kilómetros a la redonda.

El investigador sostuvo que este tipo de daño ambiental no se ve a simple vista y por eso es fundamental la investigación, más aún en regiones como la del Magdalena Medio, en donde hay muchos pozos petroleros que expiden todo tipo de contaminación.

A partir de los resultados que se obtengan, expresó, se podrán determinar acciones a desarrollar con el fin de mitigar la contaminación ambiental que hay en la zona.

Ese será un trabajo que debe hacerse coordinadamente con Ecopetrol. Los primeros resultados se conocerán en los próximos meses, con los cuales se establecerán además cuáles son los sitios de mayor y menor contaminación, puntualizó el investigador.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido