La Policía Ambiental de la Metropolitana de Bogotá, además de rechazar el caso ocurrido el pasado fin de semana cuando fueron envenenados varios perros en la localidad de Usme, aseguró que realiza pesquisas y labores de vecindario para identificar a los responsables.

Según el Teniente David Niño, jefe de esa seccional, desde que se conoció el caso están trabajando de la mano con el Distrito para esclarecer los hechos.

"Estamos en las averiguaciones, tomando información de la comunidad que estaba muy cerca de la escena donde se dieron los hechos. Los responsables por este hecho de maltrato a los animales podría pagar de uno a tres años de cárcel y hasta 60 salarios mínimos mensuales vigentes", dijo el oficial.

A esta hora, miembros de la Secretaría de Salud  realizan la necropsia de varios perros de dicha localidad para determinar qué les dieron para ocasionar su muerte.