La Policía Nacional, con el apoyo de la Fiscalía, ocupó con fines de extinción de dominio cuatro bienes de familiares de los hermanos Castaño Gil en Antioquia, los cuales están avaluados en 877 millones de pesos.

La Dijín reveló que algunas personas cercanas a los hermanos Castaño Gil estarían administrando varios predios ubicados en el municipio de Titiribí, de propiedad de los cabecillas de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia.

Las autoridades señalaron que los predios embargados fueron adquiridos con recursos producto del narcotráfico y extorsiones a campesinos y ganaderos de la región y que en su momento fueron utilizados como lugar de descanso de la familia Castaño.

La Policía Nacional informó que dichos testaferros de la denominada ‘Casa Castaño’ aprovecharon los beneficios económicos de las actividades de las extintas AUC, al igual que el goce de bienes para el esparcimiento y recreación de sus familias.