El maestro Enrique Ponce regresa a Bogotá - AFP



Por José Luis García A.

Enrique Ponce es un torero de época. Así lo acreditan sus 28 años de alternativa durante los cuales ha exhibido una tauromaquia caracterizada por su técnica perfecta, el conocimiento de los toros y su elegancia y arte.

Ponce viene a torear este domingo a Bogotá después de varios años sin pisar el ruedo de la Santamaría y privar al público capitalino del deleite de su poderoso temple y el dominio de los terrenos y las distancias.

Triunfador en la pasada Feria de Manizales, el maestro valenciano es el torero que mayor número de toros ha indultado y el que encabeza las estadísticas del número de temporadas con más de 100 festejos lidiados. En la capital caldense obtuvo su quinta replica de la Catedral al triunfador de la feria, luego de indultar un toro del hierro de Ernesto Gutiérrez y recibir las dos orejas simbólicas. Esa tarde salió a hombros con cuatro trofeos y su indulto número 50 a cuestas.

Su maestría trasciende los ruedos y tiene un honroso título de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba. También recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2007), un galardón que solo se da a grandes artistas y exponentes de la cultura en España.

Tres nacionalidades al ruedo

Pero el diestro de Chiva (Valencia) no estará solo en la monumental plaza de la capital, patrimonio arquitectónico y cultural del país: se medirá a toros de Juan Bernardo Caicedo, junto con el peruano Andrés Roca Rey y el colombiano Juan de Castilla.

Los bravos y poderosos ejemplares de Juan Bernardo Caicedo, encaste Domecq, destacados por su seriedad, nobleza y trapío, han sido triunfadores varias veces en las temporadas taurinas de Bogotá y las principales ferias colombianas.

Perteneciente a una familia taurina, ante estos estará también Roca Rey, quien ha sido un revulsivo de la tauromaquia actual por el arrojo de sus 21 años, su valor desmedido rayano en el descaro y la temeridad, la frescura de su toreo y la eficacia de su juventud, que lo ha llevado a ser triunfador en poco tiempo en algunas de las más importantes plazas del mundo y al lado de las más célebres figuras del toreo.

Este domingo Roca Rey se verá con su padrino de alternativa, el maestro Enrique Ponce, quien se la dio el 19 de septiembre de 2015 en la Plaza de Nimes (Francia). En esa ocasión el peruano salió a hombros tras cortar dos orejas.?

Dos orejas en Las Ventas

Como uno de los mayores triunfos en su corta carrera, el 13 de mayo de 2016 cortó dos orejas a un toro de la ganadería de Mayalde durante la Feria de San Isidro en la Plaza de Las Ventas de Madrid, el vaticano del toreo.

Roca Rey repite actuación este fin de semana con los pupilos de Juan Bernardo Caicedo: antes de Bogotá lidiará toros de esta divisa el sábado en La Macarena de Medellín, donde alternará con el francés Sebastián Castella y el colombiano Sebastián Ritter

El tercer alternante en la Santamaría es el colombiano Juan de Castilla, natural de Medellín e hijo de un obrero de la construcción y un ama de casa. El maestro Fernando Botero, ejemplo de gran taurino, lo ha apoyado en su formación en España y lo ha influido a través de su obra pictórica sobre la corrida. De Castilla se dio el lujo de cortar dos orejas como novillero en Las Ventas de Madrid.

Juan Pablo Correa, nombre de pila de Juan de Castilla, quien adoptó este apelativo como homenaje al humilde barrio donde nació en la capital antioqueña, tomó la alternativa hace un año exactamente –otro 28 de enero- en su tierra natal de manos del maestro Enrique Ponce, con quien también toreará este domingo en Bogotá y a quien tendrá ahora como padrino de su confirmación. El testigo fue Roca Rey, el otro alternante. Una puesta en escena que se repite con los mismos actores en la Santamaría, siempre teniendo como padrino y maestro la histórica figura de Enrique Ponce.