Delitos como concierto para delinquir, homicidio y violencia intrafamiliar están entre los que enfrentan policías, desde patrulleros hasta coroneles que han salido de la institución en medio de un proceso de depuración interna. El general Carlos Mena es el tercero en la línea de mando de la Policía Nacional, por encima de sus decisiones solamente están las de los generales Ricardo Restrepo y Jorge Nieto, subdirector y director de la institución respectivamente, y bajo su actuación como juez disciplinario está el destino de alrededor de 180 mil uniformados. En diálogo con RCN Radio el general Mena, al frente de la Inspección General de la Policía, reveló que han sido sancionados 6.500 policías por diferentes faltas a los códigos disciplinarios y penales. (Le puede interesar: Exfiscal Moreno sobornó hasta policías en caso del Cartel de la Toga) Indicó el oficial que ya son “1.500 las destituciones que van desde el grado de coroneles hasta el grado de patrulleros, es decir aquí no hay contemplación contra absolutamente nadie”. En el caso disciplinario la mayor falta es el incumplimiento a las órdenes, seguida de la inasistencia en el servicio, abuso en el uso de la fuerza y el abuso de autoridad. En el ámbito penal “están el concierto para delinquir, seguido por el hurto, la concusión y el cohecho y en algunos casos personas vinculadas con homicidio y violencia intrafamiliar”, dijo el inspector general, tras destacar que el 98% de los casos de uniformados detenidos resultaron de las investigaciones adelantadas dentro de la propia Policía. El caso más reciente de investigación que llegó a la inspección general fue el de los policías a los que les habrían supuestamente pagado $1 millón a cambio de que no reportaran el hallazgo de $390 millones en una camioneta, según reveló el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno durante su audiencia por el cartel de la toga. “Dio información que había unos policiales que lo escoltaron cuando estaba transportando dinero, tan pronto nosotros tuvimos noticia a través de ustedes los medios de comunicación, aperturamos la investigación y vamos a darle la celeridad que corresponda”, indicó el general Mena.

“Comunidad del Anillo”

Además de casos de corrupción como los relacionados con uniformados señalados por hacer parte de redes que manejaban el negocio del narcotráfico en ciudades como Bogotá y Cali, entre otras, la supuesta existencia de una organización dedicada a ofrecer servicios de prostitución en el interior de la Escuela de Cadetes, fue uno de los hechos que prácticamente puso en jaque a la Policía a finales del año 2015. Para muchos la renuncia del general Rodolfo Palomino, uno de los más reconocidos directores de la Institución en los últimos años y la designación de la actual cúpula policial, también fue una consecuencia de este escándalo. (Lea también: Corte niega al general Palomino quitar su imagen en el libro La Comunidad del Anillo) “Lo que se denominó, más por otras fuentes diferentes a la misma institución, la Comunidad del Anillo, esa investigación se abocó, en primera instancia, por parte de la Policía Nacional, se llevó a una etapa procesal muy importante, pero la Procuraduría General de la Nación hizo uso del poder preferente y se llevó la investigación a la Procuraduría”, señaló el general Mena. El propio inspector enfrentó denuncias por acoso laboral y por falta de actuaciones en un caso de supuesto acoso sexual en contra del capitán Jorge David Moreno. El general Mena señaló que ha atendido los requerimientos hechos por las diferentes instancias a las que ha tenido que acudir. (Lea también: Denuncian nuevos casos de acoso sexual en escuela de la Policía) “Siempre acatamos las decisiones de la Procuraduría y obviamente las responsabilidades están allá, digamos el balón está en la Procuraduría, porque nosotros quedamos sin competencia para continuar investigando este tipo de casos”, añadió.

Exfiscal Luis Gustavo Moreno fue su abogado

En el año 2014 el general Carlos Mena fue el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena. Reconoció que durante ese tiempo contrató los servicios de Luis Gustavo Moreno, hoy señalado por hacer parte del escándalo de corrupción denominado el Cartel de la Toga, cuando ejerció como fiscal anticorrupción. Moreno representó al oficial en demandas que instauró por delitos como calumnia contra algunos uniformados de la misma Policía. “El doctor Gustavo Moreno, hacia el año 2014, era un abogado de mucho prestigio en la ciudad de Cartagena y a nivel nacional era un abogado que escribía libros, era un abogado con mucha experiencia en asuntos penales, cuando le otorgamos esa confianza fue yo como víctima, no como sindicado o indiciado, fue como víctima porque yo había interpuesto varias denuncias especialmente penales por injuria y calumnia”, dijo Mena. El actual inspector general de la Policía, señaló que su relación con el ahora sindicado fue únicamente para contratar sus servicios profesionales. “Uno nunca termina de sorprenderse, era tan prestigioso y de tanta connotación este abogado que fue nombrado Fiscal Anticorrupción y que ya después en el 2017 esté endilgado por otras cosas, uno dice pues ojalá tuviera la bola de cristal y decir que va a pasar en 3 años, en 5 años”, puntualizó.