Cargando contenido

Foto tomada de internet.



A través de denuncias y acciones de supervisión y control se pudo corroborar que 2.532 policías en el país descuidaron sus funciones por estar chateando desde su celular, lo que para la Inspección General de la Policía "afecta el servicio, la imagen y credibilidad de la institución".

Según el general Carlos Ramiro Mena, éste mal uso de los equipos electrónicos ha llevado a que refuercen el control a las acciones de los uniformados y su efectividad en los procedimientos que desarrollan en el país.

"Es por eso que invitamos a la comunidad para controle y supervise a los policías, nosotros lo hacemos a través de cámaras y drones donde verificamos sus actuaciones, pero hay que denunciar para tener más evidencia de lo qué pasa en las calles con los uniformados", indicó el oficial Mena.

De acuerdo a la ley y a la culpabilidad de cada uniformado, la suspensión puede ir de un mes a seis meses (se retira al funcionario de la Policía sin derecho a beneficios). Si el hecho es grave, tendrá una multa que va de 10 días a 179 en salarios mínimos vigentes.

Este año se ha emitido más de 4 mil fallos disciplinarios a través de la Inspección General en contra de uniformados que cometieron irregularidades en medio de su labor.