Cargando contenido

Imagen de referencia. Foto: Colprensa



Con el fin de combatir los actos de corrupción en la Policía Nacional, fue radicado un proyecto de ley para endurecer las sanciones y los controles a los integrantes de esa Institución.

Se propone un nuevo estatuto para implementar la prueba del polígrafo y la instalación de cámaras de seguridad en los uniformes, con el fin vigilar el cumplimiento de sus funciones.

El congresista liberal, Óscar Hurtado, autor del proyecto, aseguró que la ciudadanía ha perdido la confianza en la Policía y eso ha aumentado la sensación de inseguridad.

“Lo primero es que todas las actividades de la Policía durante su jornada de trabajo van a tener un control a través de cámaras en sus uniformes, no se va a permitir que haya allanamientos sin que todo quede registrado en los videos”, señaló.

“Las patrullas -explicó- van a tener GPS para poderles hacer seguimiento, ellos también van a tener el control ciudadano para que a través de ese control se puedan verificar permanentemente los resultados de la Policía”.

Se establece un nuevo régimen de inhabilidades para los uniformados que sean hallados responsables de casos de corrupción.

“Aquel policía que sea responsable en actos de corrupción, va a tener una medida o sanción de 50 años de inhabilidad para ocupar cargos públicos”, añadió Hurtado.

Sin embargo, este estatuto anticorrupción también contempla incentivos económicos a los integrantes de la Policía, ya que varios de los actos irregulares se cometen debido a sus precarias condiciones.

Se propone que el salario mínimo de los patrulleros sea de 5 salarios mínimos legales, ya que actualmente su remuneración no superarán el 1'300.000 pesos.

La posición de la Policía

Los hechos de corrupción que han protagonizado los uniformados de la Policía en el país han obligado que la Institución implemente nuevas medidas que garanticen la transparencia en los procedimientos, es por eso que se implementó una nueva tecnología que con una cámara escondida de seguridad no solo busca la efectividad del procedimiento sino posibles casos de corrupción o incluso agresión o soborno a los uniformados. 

Según el comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, coronel Rodolfo Carrero, "los policías usan cámaras unipersonales que pueden grabar hasta seis horas de procedimientos. La idea es dejar registro del trabajo de cada uno y que sirva como prueba".

De igual forma los hechos recientes donde policías han sido vinculados con bandas criminales o aquellos que piden o reciben dinero a infractores llevaron a la institución a controlarlos de forma efectiva y rápida. Serán 250 cámaras que en principio acompañar a los uniformados.

Cabe recordar que este año se han emitido más de 4 mil fallos disciplinarios a través de la inspección General y en contra de uniformados que cometieron irregularidades en medio de su labor.