Cargando contenido

El Lago de Tota se hizo acreedor al premio Globo Gris que otorga la World Wetland Network en Rumania. Con esta distinción se pretende llamar la atención sobre los humedales en el mundo que están siendo activamente degradados, abandonados o están bajo amenaza, como los más vulnerables del mundo.
La distinción fue recibida por Felipe Velasco, director de la Fundación Montecito que fue la gestora de la postulación al Globo Gris para el Lago de Tota. Velasco afirmó que: "El premio consiste en visibilizar a nivel internacional la problemática del mal manejo y estado de amenaza del humedal, con el fin de fomentar buenas prácticas; por tanto es un premio lamentable, pero necesario y estratégico para procurar un cambio positivo".
Lo bueno, lo malo y lo feo de los humedales del mundo se dieron a conocer en una ceremonia oficial en Bucarest el 7 de julio. En la ceremonia se entregaron once premio, Seis de Globo Azul y Cinco de Globo Gris. Los Globos azul , reconocen las mejores prácticas en el manejo de los humedales; mientras que los Globos gris destacan los humedales que están siendo activamente degradados, abandonados o están bajo amenaza.
Los Globos de Humedales apuntan a mostrar que sin la protección nacional, a corto plazo, el beneficio económico y la contaminación degradan seriamente muchos sitios de humedales.
En la celebración de la restauración y una gestión de los Globos de humedales también demuestran que con los incentivos correctos, es posible retardar la pérdida de biodiversidad y hábitat, mediante el fomento de los intereses del sector privado para trabajar con la naturaleza en lugar de combatirla.
En la ceremonia realizada en Bucarest, los Premios Azules correspondieron a humedales situados en Madagascar, Japón, Bulgaria, Estados Unidos, Perú y Nueva Zelanda.
Mientras que los Premios Grises correspondieron a humedales ubicados en Australia, Colombia (Lago de Tota), Croacia, Corea del Sur y Benin, África Occidental.