Cargando contenido

Foto Archivo



Las autoridades electorales, al igual que otros organismos le han puesto el ojo a las posibles irregularidades que se puedan cometer de cara a las elecciones regionales del 25 de octubre.

La Red de Veedurías, en cabeza de su director Pablo Bustos, alertó sobre algunos intereses que tendrían algunos sectores en los departamentos de Boyacá, Cundinamarca y Chocó, de desviar y manipular la jornada electoral.

En un comunicado, esa entidad entregó detalles de las acciones que emprendió en esas regiones del país por encontrar anomalías:

Boyacá:
Se radicó demanda de pérdida de investidura contra el candidato a la Alcaldía de Tunja Luis Alejandro Funeme González, quien siendo concejal ordenó en los años 2012 y 2013 el pago de la remuneración como asesor a Jimmy Varela en su unidad de apoyo sin que se hubiera prestado servicio alguno, y a personas que simultáneamente se desempeñaban como funcionarios de un centro hospitalario. La demanda invoca las causales de indebida destinación de dineros públicos y tráfico de influencias, que de prosperar y triunfar el candidato obligaría la realización de nuevas elecciones.

Cundinamarca:
En Cundinamarca se advierte la amenaza derivada de la presencia del cartel del POT - Plan de ordenamiento territorial- en municipios como Facatativá - que se suma al cartel de las matrículas falsas de automotores en dicho municipio-, y Cajicá entre otros con candidatos cercanos al propio exgobernador Álvaro Cruz.

En este aspecto, el candidato a la gobernación Jorge Rey, quien ha sido cuestionado por la Red de Veedurías, solicitó una investigación de los organismos de control por lo que él denominó 'campaña de desprestigio' en su contra. “Es urgente que tanto la MOE, como los demás entes de control, garanticen la transparencia y legitimidad de las elecciones del próximo domingo, en aras de que la jornada se desarrolle en plena normalidad y dentro de los parámetros legales y reglamentarios, que certifiquen la decisión del pueblo cundinamarqués”, dijo.

Chocó:
Sobresalen las denuncias sobre el ofrecimiento de venta de "paquetes" de votos y manipulación de las planillas E10 que contienen el censo electoral con la participación aducida de quienes manejan los sistemas en la Registraduría Nacional. También hay dudas que sobre el delegado de la Registraduría quien pese a los reiterados fraudes electorales en ese departamento es destacado para presidir los comicios en el Chocó, donde dineros calientes e ilegales hacen presión por tomar el control del departamento que tendrá recursos por más de un billón y medio de pesos en los próximos cuatro años.